Universo Friki

La cantidad de anomalías existentes en Astrofísica, confirman que, 
en cuanto a rarezas, las hay hasta el infinito.

Quien crea que queda poco por descubrir, que eche un vistazo a los hallazgos de los astrónomos. Fenómenos imprevistos, casos insólitos y objetos jamás imaginados. El Universo está lleno de ellos.

¿Es posible imaginar una masa 1,5 veces la del Sol concentrada en una esfera de 10 kilómetros de diámetro? Un objeto así existe, y se llama estrella de neutrones. Una pizca de materia de estrella de neutrones pesa mil millones de toneladas. Pero aún hay más. ¿Acaso puede existir una estrella de neutrones que gire decenas de veces en un segundo? Pues claro: se llama púlsar. Y así se podría seguir, en una inagotable lista de frikis, pues, en rarezas galácticas, la realidad supera  a la ficción…

El Innombrable
Un planeta sin órbita

Hace unos años, un equipo liderado por la española María Rosa Zapatero Osorio encontró  “planetas” más grandes que Júpiter, pero más pequeños que un sol, que flotan sin orbitar ninguna estrella. Son un nuevo objeto astronómico, pero ¿se trata de planetas? La duda sigue sin aclararse, y los científicos, reacios a llamar así a un objeto que no orbita estrella alguna, aún no saben cómo definirlos. Por lo pronto son free-floating planets, o planetas que flotan solos. 

 

La dieta de los gigantes
Osiris pierde 10.000 toneladas de hidrógeno por segundo


A 150 años luz de la Tierra,   HD209458b constituye un misterio. Su atmósfera se está evaporando, un fenómeno nunca antes visto. El planeta pierde, al menos, 10.000 toneladas de hidrógeno por segundo, debido al viento estelar y al calor: su superficie está a más de 1.000ºC. Por eso, sus descubridores proponen llamarlo Osiris, el dios egipcio descuartizado por su hermano. Como se prevé que Osiris pierda pronto todo su gas, podría ser el primer miembro de una nueva clase de cuerpos extrasolares:  planetas sólidos muy próximos a una estrella y cuya atmósfera ha desaparecido. Según Alfred Vidal Madjar, del Instituto de Astrofísica de París: “Se ha especulado con que Venus, la Tierra y Marte podrían haber perdido sus atmósferas originales en las primeras etapas”. Lo que ahora le sucede a Osiris podría explicar el pasado remoto de la Tierra.

 

La gélida incógnita
Una nebulosa a 5.000 años luz y a -272º centígrados

Es la más fría de todas: la nebulosa del Boomerang, en la constelación del Centauro. En 1995, los astrónomos se dieron cuenta de que su gas está a  -272º centígrados, un grado por encima de la temperatura más baja alcanzable, el cero absoluto,
-273ºC. Boomerang ostenta  el título de lugar más frío del Universo, ni más ni menos. ¿A qué se debe su bajísima temperatura? Los astrónomos todavía no lo saben. ¿Alguien se anima a desvelar el misterio?

 

Un cuerpo misterioso
Sedna no es ni un planeta ni un asteroide.

Los descubridores de Sedna creen que se trata del primer objeto jamás detectado de la  Nube de Oort, una población de “planetesimales” en las afueras del Sistema Solar,  predicha teóricamente, y de donde podrían proceder muchos de los cometas que cruzan el cielo terrestre. Sedna perderá su carácter de friki cuando se descubran nuevos objetos en la Nube de Oort. 

 

 

Figura celestial
El caso de la nebulosa Rectángulo Rojo

Tiene forma de X, cuyas aspas podrían ser los chorros de gas y polvo expelidos por la estrella. Pero lo raro son las estructuras horizontales que le dan aspecto de tela de araña. Ninguna otra planetaria tiene estructuras así.

 

El cometa visitable
El Wild 2 tiene unos 5 kilómetros de diámetro


El pasado enero, la sonda Stardust de la NASA pasó a 236 kilómetros del núcleo del cometa Wild 2. Gracias a una cámara, Stardust reveló algo sorprendente: al contrario que otros cometas con una superficie más o menos uniforme, el Wild 2 tiene acantilados de un centenar de metros, elevaciones y depresiones similares a cráteres. En esencia, los cometas son cuerpos de material helado. Pero las imágenes de Wild 2 sugieren que su corteza es lo bastante gruesa y sólida como para que una nave aterrice, e incluso para que un astronauta se pasee sobre ella.

 

 

Velocidad para estrellarse
Una estrella que expulsa material a 4 millones km/h

En la constelación de Sagitario se encuentra  Henize 3-1475: una nebulosa con –como lo lees– dos jets hiperveloces en forma de S. La estrella central eyecta material a unos 4 millones de kilómetros por hora: los chorros más veloces conocidos. Tras estudiar la nebulosa a fondo, el equipo dirigido por Àngels Riera, de la Universidad Politécnica de Catalunya, sugiere que la emisión de material no es homogénea, y que tal vez, como consecuencia de los rapidísimos chorros, toda la estructura gira en un movimiento de precesión cada 1.500 años. Henize 3-1475 podría ser una especie de inmenso aspersor cósmico.

Fuente: Quo.es

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?