SomosOceano : Moda Sostenible

moda sostenible

Hola ! , hoy visita nuestro blog, Ana Carpintero,  la creadora de la marca de moda atlántica sostenible, SomosOcéano; una firma con claro sabor a mar, a norte, pero sobre todo es una declaración de amor a su tierra, Galicia.

Sus prendas apuestan por los tejidos naturales como el algodón y el algodón orgánico, y sus colecciones, estables, duraderas y versátiles se confeccionan en fábricas de proximidad.

Sin más preambulos os dejo con ella que nos va a hablar de la moda sostenible y las razones para comprar moda ecológica.

Hace unos años ni siquiera había oído hablar de la moda sostenible ni había valorado las implicaciones sociales y medioambientales que conllevan cada prenda de ropa que me compraba. Pero un día mi cabeza hizo un click cuando daba forma a mi propia marca, SomosOcéano, porque me di cuenta de que si en otros ámbitos de mi vida me preocupaba por el medio ambiente y la salud, por ejemplo en mi casa es impensable no reciclar porque hasta se hace compostaje, se eligen comidas sanas y se huye de los ultraprocesados, si utilizo cosmética natural para cuidar mi piel, ¿cómo no iba a preocuparme por las implicaciones medioambientales que suponía mi vestuario?

La industria textil es la segunda industria más contaminante, sólo detrás de la petrolera: un dato escalofriante. Al año se fabrican 150.000 millones de prendas de ropa y aunque no seamos unos expertos en el diseño de moda y sus procesos, podemos hacernos una idea de la enormísima cantidad de recursos naturales y trabajo que hace falta para confeccionar tal cantidad de ropa.

Otro dato sobre el que pensar: para crear una sola camiseta de algodón, que suele rondar los 250 gramos de peso, harán falta cerca de 3.000 litros de agua repartidos entre el propio riego del algodón, los que se utilizan para teñir, los que quedan contaminados por algunos procesos químicos… A esto tendremos que sumarle el gasto energético y la cantidad de C02 que supone el transporte de estas prendas de una punta a otra del planeta porque no nos lo cuentan pero una prenda se teje en un país, se confecciona en otro, se borda en otro lugar diferente… con lo que resulta que la industria textil es la responsable del 10% de las emisiones de C02 del planeta.

A todo esto además hay que añadirle el actual sistema de “usar y tirar” de la prenda, de como yo suelo llamarlo cierta “obsolescencia programada” de la fast fashion. Prendas de baja calidad que se estropean a la mínima o que son tan de ultimísima tendencia que a las semanas nos agotamos de ver por la calle y decidimos no usar más por hartazgo, o que en la siguiente temporada vamos a ver como “pasadas de moda”.

Ante esta preocupación por el medio ambiente y por la sociedad de consumo en donde nos vemos inmersos nace la necesidad de apostar por la moda ecológica. Como dice el lema de una de las marcas más avanzadas en sostenibilidad, Ecoalf, “Because there is not planet B”: el planeta en el que vivimos es el único que tenemos y estamos perdiéndolo por llevar la camiseta más barata posible sin pensar en las consecuencias sociales y medioambientales de nuestra compra.

camiseta riquiña, somos oceano

¿Cuáles son las razones para comprar moda ecológica?

La moda sostenible busca calidad frente a la impulsividad de las marcas low cost.
La moda sostenible es ecológicamente responsable y capaz de reducir emisiones de CO2 porque se produce en cercanía.
Además, otra de las razones para comprar moda ecológica es porque se establecen precios honrados en donde todas las partes implicadas en el proceso de fabricación de las prendas porque todos son justamente pagados.

¿En serio creemos que si una camiseta cuesta 5€ la persona que la ha cosido, bordado… ha sido justamente pagada por su trabajo? ¿Por qué es socialmente aceptado buscar la ganga, lo más barato posible, sin pensar en que detrás de eso probablemente habrá una persona trabajando en condiciones laborales indignas?

La moda ecológica apuesta por el reciclaje de las prendas (anteriormente nombraba a la marca española Ecoalf que es capaz de crear tejidos a partir de botellas de plástico, redes de pesca…), por arreglarlas si se estropean (la marca estadounidense Patagonia es un referente en este tipo de prácticas), de salirse de los clásicos convencionalismos de colecciones de invierno y verano y apostar por colecciones estables y versátiles (como hacemos en SomosOcéano)

¿Aún no te he convencido a pasarte a la slow fashion?

Pues hagamos un pequeño juego, mira la etiqueta de la prenda que lleves ahora vestida y comprueba en dónde está hecha:

¿tiene ese país condiciones de trabajo justas?,

¿a cuántos kilómetros está de ti?,

¿está confeccionada con materiales naturales o sin embargo son materiales sintéticos?,

¿cuántas veces te la has puesto en el último año?

Si reflexionamos sobre todas estas cuestiones y dejamos atrás la impulsividad de comprar por comprar nos daremos cuenta de que podemos ir la mar de guapos y elegantes igualmente, pero echando una mano a nuestro planeta apoyando a las marcas de moda sostenible.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,50 de 5)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies