Insomnio durante el embarazo: Causas, síntomas y tratamiento

insomnio en el embarazo

Las etapas del embarazo son unas de las experiencias más bonitas que existen. Sin embargo, las mujeres embarazadas también experimentan una serie de cambios fisiológicos y problemas relacionados con la falta de sueño.

Una futura mamá tiende a dormir más durante sus primeros trimestres, pero percibe cambios en su rutinas de sueño y, algunas veces, tiene problemas como insomnio por las noches. Y, ¿el insomnio es perjudicial durante el embarazo? Afortunadamente, las dificultades para conciliar el sueño no pueden hacerle daño a usted ni a su bebé. No obstante, provoca sensaciones de cansancio y fatiga en todo el día.

¿Qué causa el insomnio durante el embarazo?

Existen una serie de factores que pueden causar dificultad para conciliar el sueño.

Entre ellos, los cambios hormonales, el consumo de cafeína y chocolate, viajes frecuentes al baño (especialmente a partir de la semana 9 y tercer trimestre), calambres en las piernas (son más comunes en el segundo y tercer trimestre del embarazo), acidez estomacal, dificultad para sentirse cómoda con la protuberancia de su bebé en crecimiento y ansiedad prenatal, un estado en el que la futura mamá experimenta tristeza o ira extrema sin previo aviso.

¿Qué puedo hacer para prevenir el insomnio durante el embarazo?

Practique una mejor higiene del sueño. Es un procedimiento que intenta educar a las personas que tienen problemas para dormir y mejorar los hábitos de sueño. Es necesario dormir a la misma hora todos los días. Mantener el dormitorio oscuro y fresco. Evitar el uso de pantallas en la cama (teléfonos, televisores u ordenadores). Levantarse si no puede dormir después de 15 a 30 minutos.

Utilizar almohadas para el embarazo. Debido a la importancia que tiene el descanso, los fabricantes han propuesto productos especialmente diseñados para que la cama sea lo más acogedora y cómoda posible. Las almohadas para el embarazo crean un soporte cómodo y adaptado a la nueva forma del cuerpo, teniendo en cuenta los problemas de posición derivados del avance de la gestación. De esta manera, se garantiza un mejor descanso nocturno.

Limite la cafeína y consumo de líquidos. La cafeína puede retrasar el sueño hasta 40 minutos más de lo normal. Evite el consumo de cafeína y chocolate antes de dormir, ya que puede mantenerse despierta. Asimismo, limite los líquidos en las horas antes de acostarse para reducir las carreras al baño después de haber dormido.

Evite consumir alimentos muy tarde. Una barriga llena puede evitar que te quedes dormido. Por lo tanto, consume alimentos al menos dos horas antes de irte a la cama. Evita incluir alimentos muy diuréticos (apio, remolacha, pera, pepino, sandía, espárragos, perejil, entre otros), ya que pueden llevarte al baño durante la noche.

Despeja las barreras emocionales. Realice ejercicios de relajación para despejar la mente y evitar el estrés durante el embarazo. Otra opción es hacer baños relajantes, leer antes de dormir o escuchar música que despeje la mente.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad