Saltar al contenido

Teleasistencia, telesalud y telemonitorización: la tercera edad se convierte en protagonista

teleasistencia a personas mayores

Ante la creciente necesidad de poder encontrar la vía óptima de atención, seguimiento y atención a las personas mayores, las nuevas tecnologías ofrecen una serie de herramientas.

En particular hablaremos de teleasistencia, telesalud, y telemonitorización.

La Teleasistencia

La teleasistencia no está pensada principalmente como intervenciones de asistencia técnica. De hecho, cuando hablamos de teleasistencia descubrimos nuevos métodos donde el anciano enfermo es el protagonista en casa. Su recorrido personal de atención, seguimiento y asistencia será asistido con el fin de mejorar su calidad de vida ofreciendo un servicio óptimo.

Se lleva a cabo mediante un equipo de control conectado a un centro de escucha, que funciona todos los días del año, las 24 horas del día. En el panel de control se recibe la señal emitida por el dispositivo propiedad del cliente, conectado a la línea telefónica.

Este dispositivo se activa mediante un pequeño mando a distancia que siempre se puede llevar cómodamente en el bolsillo, bolso o colgado del cuello.

La Telesalud

Las nuevas tecnologías digitales permiten recopilar diferentes datos sobre un paciente y transmitirlos al médico a través de sistemas integrados de gestión, seguimiento y sanidad para encontrar la mejor solución de intervención para cada paciente.

En concreto, hablamos de  telesalud . Sistemas y herramientas tecnológicas que ponen al paciente, en particular al crónico o al anciano, en conexión directa con su propio médico. De esta forma existe una atención primaria personalizada en el diagnóstico, seguimiento, gestión y rendición de cuentas de los mismos. Cuando se trata de asistencia secundaria o especializada, se refiere específicamente a la telemedicina.

La Telemonitorización

La telemonitorización es una parte integral de la telesalud. Representa todas las herramientas y sistemas que permiten recopilar los parámetros vitales del paciente y enviarlos al médico para su análisis.

Conclusiones

La telesalud, la telemonitorización y la teleasistencia representan, por tanto, un gran objetivo para la gestión del anciano enfermo. Las ventajas obvias no son solo para el cliente sino también para quienes los atienden.

En particular, el gran valor añadido lo da la posibilidad de permitir que los ancianos enfermos vivan en familia y que sean seguidos de forma remota por su médico o por un centro de asistencia con las garantías de seguridad y profesionalidad que necesita.

Copyright ® 2016-2021 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad