Relato Erótico: Mi primera experiencia de sexo anal

Hola, soy Sonia, tengo 20 años y hoy quiero contaros una historia erótica de como tuve mi primera experiencia de sexo anal.

Un viernes por la noche salí con mis amigas Noelia y Lupe a un bar que estaba a las afueras de la ciudad, decidí entrar con amigas ya que fuera del bar era un poco oscuro y me daba algo de miedo. Una vez dentro empezamos a divertirnos con los chicos que nos miraban y nos sonreían, nos invitaban cervezas y otro tipo de bebidas muy ricas (era la primera vez que tomaba ese tipo de bebidas así que me quedé un poco “contentilla”).

Luego de creo una o dos horitas en el bar decidí irme ya que estaba algo borracha y Noe y Lupe se quedaron con 2 chicos que conocieron (no recuerdo bien los nombres de los guapos pero creo que eran Miguel y Jose).

Estaba fuera del bar esperando a que pasara algún taxi pero no aparecía ninguno. . Pasados 20 minutos decidí irme caminando pero cuando llevaba un rato caminando sentí que alguien me seguía. Giré la cabeza y vi que a unos 100 metros detrás mia venían un grupo de 4 hombres riéndose y acercándose a mi. Sentí miedo, apuré el paso, vi pasar un coche y decidí echarme a la carretera para pararlo.

Artículo relacionado: Relato Erotico: juguemos con los juguetes

El coche se detuvo y me subí a él y así conocí a Fernando. Le pedí que me acercara al centro de la ciudad y él accedió. En el camino tuvimos una conversación muy divertida y me sentí fuertemente atraída hacia él. Era realmente guapo y con un físico de esos de gimnasio….

Al llegar al centro me preguntó si quería ir a su casa a tomar una copa y acepté. Una vez en allí sacó algo de comer (creo que era una milanesa) y con el hambre que tenía la comí sin pensar. Al rato trajo Whisky con coca y puso música lenta…, estuvimos sentados en el sofá una hora y media hablando. Cada vez me sentía más atraída por él, hasta el punto en que llegué a darle un beso, a los pocos minutos decidimos hacer el amor (aún seguía un poco borracha). Nos fuimos a su cama y empecé a desnudarme al mismo tiempo que él lo hacía. Nos volvimos a besar con pasión y nos tiramos en la cama.

Comencé por masajearle la polla y le hice un oral, tenía una polla enorme y deliciosa. Me dio la vuelta y me la metió despacito en mi vagina, empezó a meterla y sacarla, cada vez un poquito más rápido y me hizo sentir un placer inigualable.
Luego de una buena culeada, el se sentó y me miró, me pregunto una cosita al oído, me dijo si quería intentar un anal (nunca antes tuve un anal), con timidez le dije “vale” y me puso de cuatro patitas, con saliva se mojó un poco la polla y me penetró muy duro.

Fue tanto mi dolor que grité y lo empujé pero aún así se aferró a mi y no la sacó, con un gran dolor estuve así unos cuantos segundos (parecían horas) hasta que nuevamente empezó a sacarla y meterla despacito, mi dolor aún se mantenía pero como estaba borracha decidí aguantar, estuvimos una media hora más con el anal hasta que por último se cansó, me levanté y fui al baño, el dolor era increíble, era la primera vez que sentía ese dolor, pero entre dolor y dolor me daba placer, me gustaba.

Desde ese día Fernando y yo quedamos para salir a fiestas, nos emborrachamos y luego hacemos el amor, pero lo del anal se quedó como un ritual entre nosotros, ahora no me duele y me provoca una gran placer y a Fernando aún más….

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*