Préstamos a largo plazo, qué son, ventajas e inconvenientes

que son los prestamos a largo plazo

Un préstamo es una operación financiera en la que una parte se encarga de prestar una cantidad de dinero a otra. Mediante este acuerdo, el prestatario queda obligado a devolver el dinero recibido más los intereses pactados.

Pero, ¿qué tipos de préstamos existen?, ¿qué son los préstamos a largo plazo?, ¿cuál es el que más ventajas ofrece? Descubre todo sobre los préstamos a largo plazo.

¿Qué es un préstamo a largo plazo?

Los préstamos a largo plazo forman parte del pasivo de una compañía y su diferencia con los préstamos a corto plazo radica, básicamente, en su duración. Los de largo plazo superan el año de duración y los de corto plazo nunca exceden los 12 meses.

Además, los préstamos a corto plazo suelen ser de una cantidad menor y tienden a destinarse a satisfacer necesidades inmediatas que requieren una inversión baja. Por su parte, los préstamos a largo plazo financian operaciones más grandes por lo que implican cantidades más elevadas. Suelen utilizarse para llevar a cabo la compra de un vehículo, un inmueble…

Ventajas e inconvenientes de los préstamos a largo plazo

Este tipo de préstamos tiene una serie de ventajas y desventajas que mostramos a continuación para que así puedas comprenderlas y tomar la decisión adecuada respecto a un préstamo.

Una de las ventajas primordiales es que, con este tipo de préstamo, se pueden establecer una serie de cuotas para devolver el dinero, así se adaptan a la capacidad de solvencia de cada implicado.

Además, los contratos para este tipo de préstamos pueden modificarse o volver a negociarse para adaptarlos a nuevas situaciones.

Por ejemplo, un préstamo con garantía hipotecaria puede devolverse es más de diez años y, dependiendo de la cantidad, las cuotas a pagar mes a mes pueden ser más bajas que un alquiler. Por esto muchas personas eligen este crédito en el momento de independizarse, ya que así el dinero gastado en la vivienda familiar pasa a ser una inversión.

Pero además de estas ventajas, existe una serie de inconvenientes sobre este tipo de préstamos. Uno de los más claros es que suelen exigirse nóminas, avales o documentos que acrediten la solvencia y aseguren que una persona puede hacer frente al pago sin ningún tipo de problema.

Por otro lado, las personas registradas en ASNEF, la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito, tendrán dificultades para acceder a este tipo de crédito ya que no pueden demostrar su solvencia financiera.

Alternativas a este tipo de préstamo

Como se observa, este tipo de crédito tiene una serie de ventajas, pero son muchos los autónomos y las pequeñas y medianas empresas que buscan métodos de financiación que no les comprometan tanto.

Una de las prácticas más habituales es el uso de del descuento de pagarés. Una alternativa rápida y sencilla para obtener financiación. Por ello, cada vez se consolidan más las entidades financieras que ofrecen liquidez a autónomos y a empresas en un corto lapso de tiempo, muchas de ellas en menos de 24 horas, para que estos puedan hacer frente a sus gastos y a sus necesidades económicas.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies