Saltar al contenido

La importancia de elegir un buen colchón para dormir bien.

Si sientes que no acabas de dormir bien por las noches, además de por causas externas como son el estrés diario o las pocas horas de sueño, es probable que haya llegado la hora de ir pensando en cambiar de colchón.

Además de fijarte en las calidades, materiales y precio es importante tener en cuenta el “cómo dormimos”. Las señales que nos suele enviar nuestro cuerpo en forma de cansancio o frecuentes dolores lumbares y cervicales son un reflejo exacto de la suma de las características del colchón y la postura que adquiramos a la hora de descansar.

Elegir el mejor colchón según nuestro sueño

Según sea la morfología de nuestro cuerpo, podemos optar por unas opciones u otras. Es sabido que según nuestro peso o altura, se recomiendan más o menos tipos de colchones diferentes pero lo más importante es la postura que tomemos a la hora de dormir.

La posición del cuerpo deberá decidir el tipo de colchón que sea más adecuado: muelles, látex o viscoelástica son siempre una buena opción. Todo colchón debe cumplir con unos requisitos iniciales.

Si queremos evitar levantarnos con molestias, no debe ser ni demasiado duro ni demasiado blando además de que el material de fabricación de ser transpirable. Otro factor importante es que reparta la presión de nuestro cuerpo por igual, de tal forma que no pierda la forma y mantenga siempre alineada nuestra espalda.

Respecto a la posición para dormir:

  • Si duermes de lado: El colchón debe ser lo suficientemente elástico para que las caderas y hombros se apoyen al igual que la cintura y al región lumbar. Es importante para un buen descanso que la columna vertebral esté bien alineada. Los colchones viscoelásticos son una elección idónea en este caso. En webs como leluxhome.com tienes más información sobre los colchones viscoelásticos.
  • Si duermes boca arriba: Al igual que ocurre cuando estamos erguidos, la columna debe tener una liera curva pero tenemos que asegurarnos que la espalda al completo está en contacto con el colchón para evitar puntos de presión. Los colchones viscoelásticos y de látex son una opción recomendable.
  • De igual forma, si duermes boca abajo será necesario que el colchón evite que la parte superior del cuerpo se incline demasiado. En esta ocasión es importante prestar especial atención al cuello ya que esta posición suele provocar múltiples contracturas cervicales. Un colchón de espuma viscoelástica con memoria es la mejor opción.

Además de estas consideraciones en cuanto al tipo de colchón, para asegurar un buen descanso es importante mantener el ciclo natural del sueño y vigilia sincronizados. 

Consejos de sobra conocidos como mantener con regularidad el horario de sueño y vigilia nos ayudará a sentirnos mucho más despiertos y con energía durante el día. Intentar irse a dormir y despertarse todos los días a la misma hora ayuda a estabilizar el reloj interno del cuerpo. Realizar actividad física con regularidad, andar todo lo posible y algún tipo de ejercicio que nos canse pero no llegue a fatigarnos es recomendable para dormir bien.

Si a esto le sumamos el tener una dieta saludable que incluya hábitos alimenticios que limiten las sustancias estimulantes como la cafeína, nicotina o alcohol o carbohidratos refinados, especialmente en las horas más próximas a la hora de dormir, estaremos sumando más factores que nos permitan un descanso adecuado.

Como podemos ver, prestando atención al tipo de colchón sobre el que dormir y manteniendo unos hábitos de higiene postural y de actividad diaria es posible retomar las noches de descanso con regularidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad