Saltar al contenido

La generación que no quiere relaciones

relaciones nuevas tecnologias

Encontrar el amor puede resultar un verdadero desafío para muchos, quienes pasan toda su vida probando relaciones que solo acumulan decepciones y saltan de una a otra sin haber sanado del todo la ruptura anterior. Estos episodios emocionales crean cierto desgaste y terminan cerrando este sendero para quienes dejan de creer en el amor por experiencia propia o por experiencias de terceros.

Esta generación se caracteriza por su poco interés en las relaciones largas y estables, y si te sientes identificado con esta afirmación, en este artículo podrás ver un poco sobre algunas razones que detonan esta condición de evasión de compromisos y vínculos sentimentales.

Si eres de las personas que prefieren divertirse en solitario o buscas un poco de entretenimiento sin crear lazos, ni buscas tener relaciones de pareja estables, existen diferentes páginas de citas con las que puedes encontrar personas para tener sexo sin compromiso en Valencia, Barcelona, Madrid o cualquier otra ciudad de España, y disfruta de las ventajas de moverte bajo tus propias reglas.

Una era diferente

Si escuchamos las historias sobre cómo se conocieron nuestros abuelos o nuestros padres, notaremos una gran cantidad de variables que hoy en día no están presentes en las interacciones sociales. Antes era necesario salir de casa para encontrar a alguien especial con quien compartir, mientras que, hoy las redes sociales y las plataformas de citas permiten establecer conexiones con personas con los mismos intereses desde el móvil, Tablet u ordenador.

El aspecto orgánico y químico de establecer un vínculo con una persona está desapareciendo, y las nuevas generaciones toman en cuenta otros aspectos diferentes que comentaremos en breve. A partir de estos elementos podemos llegar a la conclusión de que una de las últimas prioridades entre los jóvenes de hoy es enamorarse.

El sueño de una boda, crear una familia y consolidar un hogar estable no es tan recurrente, los chicos y chicas de hoy buscan la exploración, mantener sus opciones abiertas y alcanzar la realización en menor tiempo.

La gratificación debe ser inmediata

Si tenemos hambre solo necesitamos una app, si queremos entretenimiento podemos acceder a múltiples plataformas de streaming; si queremos compañía también podemos acceder a herramientas de búsqueda de citas online o para encuentros casuales.

Esta generación lo tiene todo de forma instantánea, y esa accesibilidad simple a prácticamente todo ha conseguido que las relaciones se hagan frágiles ante la pérdida del valor y significado que pueden tener las personas en las vidas de otros.

Cuando ese hábito de explorar algo nuevo se vuelve constante y casi adictivo, es muy poco probable que tengamos el tiempo suficiente para conectar con alguien de una manera tal, que nos identifiquemos y queramos estar mucho tiempo con esta persona.

El incremento masivo del ego

El éxito de las comunidades depende de la empatía existente hacia el entorno, cuando perdemos esa conexión y nos centramos únicamente en nosotros mismos, entramos en una especie de aislamiento que no nos permite conectar de manera efectiva con otras personas.

El mundo ha cambiado y los seres humanos nos hemos vuelto más egocéntricos. Estamos tan enfocados en nuestros propios problemas y conflictos que dejamos de preocuparnos por lo que les ocurre a otros miembros de nuestra comunidad.

Esta generación ha crecido en medio de un egocentrismo que mantiene a la mayoría atrapados en sus respectivas burbujas, reduciendo la capacidad de conectar entre ellos y fracturando las relaciones humanas tan indispensables para que surja la empatía y los buenos sentimientos hacia otros.

Las citas se han vuelto rutinas

En tiempos pasados, una cita ameritaba una emoción tremenda, había todo un andamiaje de expectativas, nervios e ilusiones involucradas en este simple hecho de salir con alguien, pues no era tan sencillo acercarse a tu crush e invitarle a salir en persona; sin emojis, sin filtros, sin inbox.

Los chicos de hoy parecen haber convertido esto en un proceso tan simple y rutinario que han erradicado esa chispa especial y esencial que hace que todo el mecanismo funcione generando adrenalina, felicidad y excitación durante todo el proceso.

Muchos aceptan citas a través de redes sociales solo por curiosidad, inician relaciones solo por compromiso y dejan de lado el verdadero sentido de vincularse con alguien especial y compartir aficiones y gustos de manera espontánea y transparente.

El trabajo en equipo no es tan simple

Una relación es un trabajo de dos, pero esta generación tan competitiva parece estar diseñada para trabajar de manera individual. Aunque en ocasiones los planes se tracen en pareja, para muchos es imposible poder trabajar como una sociedad, y esto, eventualmente termina fracturando las relaciones.

El individuo de esta generación está más enfocado en sí mismo y en crecer y desarrollarse de manera independiente, y esto ha hecho que se libere un poco de equipaje de pensamientos que involucran las preocupaciones por otra persona.

Es una generación que se define por la sensación de libertad y el poco interés de crear lazos de compromiso. Los tiempos cambian, muchas cosas se simplifican, y aunque un poco de la magia se pierda, no podemos negar que para nuestros padres hubiera sido más simple ligar si hubiesen tenido las herramientas que existen hoy.

Copyright ® 2016-2021 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad