El problema de los sueños

el problema de los sueños

Todo el mundo sueña, y cada sueño significa algo, no importa cuán fragmentario y ridículo sea…. Puede ser simbólico de algo profundamente arraigado en la personalidad del soñador, o puede indicar algo trivial, pero en todos los casos, el sueño tiene un significado, que sólo puede ser descubierto a través de un análisis del propio sueño.

Artículo relacionado: El Significado y la Interpretación de los Sueños

La psicología del sueño


Las diversas teorías psicológicas de los sueños han atribuido su origen a la física y estímulos orgánicos que se vierten en el cerebro durante el sueño.

A la luz de las investigaciones modernas en el campo del psicoanálisis, se ha demostrado que este punto de vista es demasiado superficial, porque tal interpretación no explica, por ejemplo, cómo un pie descubierto puede en un momento dado dar lugar a un sueño de congelación hasta la muerte en medio de las nieves del Ártico, y en otra ocasión, en el mismo individuo, dar lugar a un sueño de estar atado de pies y manos ante un gigantesco ventilador eléctrico como una forma de martirio para alguna creencia religiosa.

El problema central de la psicología del sueño, por lo tanto, debe responder a la pregunta de por qué el soñador interpreta el estímulo físico u orgánico como lo hace, y por qué el mismo estímulo a menudo da lugar a tipos de sueños muy diferentes.


La teoría de la formación de los sueños elaborada por Freud admite que los estímulos externos pueden entrar en la compleja maquinaria del sueño, pero sólo como un instigador o iniciador del sueño, de la misma manera que el auto-arranque de un automóvil, que pone todos los cilindros del motor en acción.

Los verdaderos creadores del sueño, sin embargo, según el psicoanálisis, son ciertos procesos mentales inconscientes. El punto de vista psicoanalítico va un paso más allá y muestra además cómo el proceso mental inconsciente y a menudo latente puede transformarse en un sueño muy complejo por medio de ciertos mecanismos oníricos bien conocidos. Por lo tanto, cualquier estímulo -físico, orgánico o ideacional- es meramente el instigador o activador de importantes procesos mentales en la formación del sueño. Debemos enfatizar el término «importante», ya que ningún sueño trata nunca de nimiedades, sino sólo de temas de gran interés personal para el soñador.

Artículo relacionado: Soñar Con Serpientes. ¿Qué significa?

El sueño revela el verdadero yo

El sueño, por lo tanto, es un símbolo de ciertos procesos mentales, y como se demostrará más adelante, representa el cumplimiento de un deseo que durante años puede haber estado dormido en el inconsciente. Por eso el sueño es un factor tan importante para una adecuada comprensión de la personalidad humana, normal y anormal, y para una adecuada interpretación del carácter humano. El sueño tiene también un significado genético y puede ser usado para interpretar los deseos inconscientes de la raza y la sociedad.

Los motivos y el carácter de un hombre no pueden ser juzgados por su conducta o su discurso, porque su conducta puede ocultar sus sentimientos internos, o los convencionalismos de la civilización moderna pueden haberle enseñado a suprimir y así racionalizar sus emociones y deseos reales.

El sueño revela el verdadero hombre interior, sus diversos motivos y deseos, ocultos a la vista de los demás y a menudo ocultos a sus propios pensamientos conscientes. En consecuencia, cuando se interpretan correctamente, los sueños son la verdadera clave del enigma de la vida humana, porque a través de ellos la puerta se abre a nuestro inconsciente y a nuestro verdadero yo.

El inconsciente es nuestro verdadero yo, no nuestro pensamiento consciente, con su racionalización de todos nuestros procesos mentales.
El sueño también puede utilizar frases populares e incluso extrañas en su simbolismo, recordando fuertemente los juegos de palabras y las ocurrencias. De hecho, la teoría del ingenio de Freud se basa en el mismo mecanismo mental que el del sueño.

Artículo relacionado: Cómo dormir a un bebé

Analizando un sueño

Por ejemplo, una mujer tuvo el siguiente sueño. Parecía ver a un niño rubio, parecido al Cupido que aparece en San Valentín y con una bufanda rosa alrededor del cuerpo, sentado en un elefante y conduciéndolo.

El análisis de este sueño aparentemente absurdo fue muy interesante. Se pudieron determinar dos tipos de instigadores del sueño: uno físico, unas fotos de elefantes recién adquiridos en un Jardín Zoológico; y uno mental, un deseo de comprar tarjetas de San Valentín para algunos niños.

En esta mujer había un fuerte deseo de maternidad, que por ciertas razones era difícil de cumplir. Sentía que si tenía un hijo en su período de vida podría ser una gran carga para ella.

Por lo tanto, el inconsciente escogió deliberadamente al elefante como instigador, porque servía a su propósito como un juego de palabras, es decir, que un niño podría ser «un elefante en sus manos».


Así, «la interpretación de los sueños es la vía regia a la interpretación del inconsciente, el terreno más seguro del psicoanálisis, y un campo en el que todo trabajador debe ganar sus convicciones y obtener su educación»

Desde el período de los primeros registros babilónicos hasta los tiempos modernos, la creencia en la interpretación y la veracidad de los sueños, particularmente en la predicción del futuro, fue poseída por la masa de la gente.

El punto de vista popular siempre ha sido que un sueño es un símbolo y tiene algo de importancia oculto en él, y este significado oculto, a menudo críptico, puede ser interpretado. Durante años los psicólogos han mantenido la opinión de que el sueño era una agrupación sin sentido de ideas que corría desenfrenadamente por el cerebro del durmiente, afirmando de hecho que el cerebro durmiente era incapaz de cualquier forma de pensamiento lógico. Por lo tanto, los sueños se convirtieron en meras curiosidades, no dignas de ser estudiadas por cualquier individuo inteligente. Por un lado nos enfrentamos a la superstición y el valor profético atribuido a los sueños que existieron durante siglos y por otro lado al escepticismo psicológico.

Sigmund Freud: Interpretación de los sueños

El año 1900 es de gran importancia para la psicología en general y para la psicología de los sueños en particular. En ese año, el neurólogo vienés, Doctor Sigmund Freud, publicó por primera vez su «Traumdeutung» («Interpretación de los sueños»), una obra de profunda erudición y que representa años de estudio y observación cercana. Esta obra abrió una nueva perspectiva en la interpretación de los sueños y de la vida mental inconsciente, y fue tan trascendental que hizo que todos los intentos anteriores en este sentido parecieran casi absolutamente inútiles.

En ella Freud mostró por primera vez que el sueño era de gran importancia psicológica y era realmente el primer eslabón en la cadena de lo normal y lo anormal estructuras psíquicas. También por primera vez se abrió un cierto camino para la explicación de los procesos mentales inconscientes, procesos que hoy en día se admite que contienen la mayor parte de la personalidad humana.

Como resultado de estas investigaciones el sueño se despojó de la trivialidad que le atribuía el psicólogo académico y de la superstición que durante tanto tiempo había sostenido a las masas populares y que había sido retratada en el popular libro de sueños.

La mitología del sueño se había convertido en una genuina psicología del sueño; el sueño ya no era el «hijo de un cerebro ocioso, engendrado por nada más que la vana fantasía». El sueño se había convertido en algo de importancia práctica, por un lado para el psicólogo en la interpretación de los procesos mentales inconscientes, y por otro lado para el médico, al darle por primera vez un método para la clara comprensión de estados mentales anormales como fobias, obsesiones, ilusiones y alucinaciones.

El sueño se había convertido en el intérprete real de la vida humana normal y de los mecanismos mentales anormales, y gracias a la elaboración del método psicoanalítico que fue posible gracias a esta nueva psicología del sueño, éste se había convertido también en el instrumento más potente para la eliminación de los síntomas de ciertas perturbaciones nerviosas funcionales.
Así, el «Traumdeutung» ha llegado a ocupar el mismo lugar central e importante para la psicología anormal que el «Origen de las Especies» lo hizo para la biología. A través de las investigaciones de los trabajadores activos en el campo del psicoanálisis, se han introducido y siguen introduciéndose ciertas modificaciones, al igual que en los trabajos posteriores de De Vries y Mendel sobre la evolución y el origen de las especies, sin que por ello cambien en ninguno de los dos casos los principios fundamentales establecidos por el descubridor original.

Sin formación en neurología y psiquiatría, y sin un conocimiento exacto de las teorías de Freud, no se puede esperar tener éxito en el análisis de los sueños, que es la base del tratamiento psicoanalítico de las neurosis, como tampoco se puede hacer un complicado análisis químico sin formación en los elementos de la química.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies