Con pequeños cambios se facilita la movilidad en el hogar de una persona con discapacidad

movilidad en el hogar

Colocar rampas salvaescaleras, instalar sistemas electrónicos para subir escaleras o ascensores, adquirir andaderas, colocar una cama articulada, usar sillas eléctricas o scooters, son algunas de los elementos que se pueden utilizar para hacer la vida más fácil a quien tiene un problema motor o se recupera de algún problema de salud. Estos cambios ayudan a no perder la autonomía, además de colaborar con la mejora del estado de ánimo

Tener una discapacidad motora no necesariamente impide llevar una vida cómoda y agradable en el hogar. Existen estrategias que se pueden aplicar para eliminar cualquier barrera que limite moverse libremente en cada espacio del hogar.

Las dificultades motoras pueden deberse a algún problema congénito, un accidente o tratarse del deterioro que ocurre con la edad. Se estima que el 40% de las personas de más de 65 años presenta alguna discapacidad, la mayoría de los casos ésta, afecta a la movilidad.

Según el último estudio oficial en España (2008) hay más de 3,3 millones de hogares con al menos una persona con algún tipo de discapacidad, de las cuales el 39,3% se deben a un problema de estructura o función corporal.

Facilitar la permanencia

Existe una gran variedad de alternativas que facilitan la vida de las personas con discapacidad, lo que les permite mantener su independencia y permanecer durante más tiempo teniendo una vida normal en su hogar.

En sitios web especializados como https://www.lacasadelenfermo.es/ se encuentra información detallada sobre los diferentes artículos que sirven para dar más independencia y que las personas no estén limitadas a una silla o la cama.

Entre las múltiples opciones están la instalación de ascensores, usar sillas de ruedas eléctricas, scooters, camas articuladas, rampas, andadores, sillas geriátricas, escaleras eléctricas y otros elementos.

Todo esfuerzo o modificación que se haga para tener a gusto y cómodamente en casa a un familiar que tenga problemas de movilidad, ayudará a mejorar su estado de ánimo y será una manera clara de demostrar el afecto que se le tiene y el lugar que ocupa en la familia.

Algunas veces es necesario ampliar los accesos en las puertas o modificar el baño, así como colocar soportes o sillas en la ducha, lo importante es que la persona sienta que puede vivir su vida de la manera más normal posible.

Rampas salvaescaleras

Dependiendo de la dificultad de movilidad que se tenga, será recomendable buscar asesoría sobre las modificaciones que necesitará la casa como colocar una rampa salvaescaleras para facilitar el paso de las sillas de ruedas u otros aparatos para ayudar a movilizarse, así como escaleras eléctricas o ascensores.

Una de las alternativas más económicas que se tiene para adaptar el hogar para una persona con problemas motores es colocar plataformas salvaescaleras. Estas rampas pueden ser fijas o portátiles, se utilizan frecuentemente cuando no es posible instalar un ascensor o un sistema eléctrico.

La ventaja es que pueden adaptarse en casi cualquier espacio y permiten fácil acceso a una persona con discapacidad motora para que pueda ir con andadera, bastón o en silla de ruedas.

Las rampas hacen accesible cualquier espacio donde hay escaleras, permitiendo el acceso de forma segura y cómoda. Las que son portátiles tienen la ventaja de que se pueden usar, plegar y guardar después de ser usadas. Además, se pueden llevar en un vehículo y sacarlas en el caso de necesitarse.

Una cama ideal para recuperarse

Cuando se tiene un ser querido en proceso de recuperación es importante procurar su comodidad. Bien se trate de un proceso permanente o transitorio, comprar camas articuladas es una buena alternativa para hacer más llevadera la convalecencia en casa. Este tipo de camas son comunes en los hospitales, pero muchas personas las adquieren para el hogar.

Este mueble está compuesto de una estructura que puede doblarse en diferentes ángulos para dar comodidad a la persona que debe pasar un tiempo acostada mientras se recupera. Algunas se mueven de manera mecánica y otras son eléctricas. Cuentan con un colchón más flexible que se adaptan a las diferentes posturas.

Estas camas articuladas además tienen una gran cantidad de ventajas para personas que sufren de asma o reflujo, pues al dormir con la parte superior levantada se reducen estos síntomas, además dan soporte en la espalda para quien padecen de dolor lumbar, tensión en el cuello u hombros, y también ayudan con los problemas de artritis o hinchazón en extremidades inferiores. Por otra parte ayudan a mejorar la circulación sanguínea.

Entre los beneficios está, además, que brinda más independencia y autonomía, lo cual favorece su estado de ánimo y autoestima, lo que es básico para que se recuperen de manera rápida.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*