9 Consejos para comprar zapatos saludables para tus pies

Comprar los zapatos adecuados es una inversión en la salud de tus pies. En próximas fechas llegarán al mercado los nuevos modelos de zapatos hispanitas para la temporada otoño/invierno y es muy importante para tu salud elegirlos correctamente.

Las tres funciones principales de los zapatos son proteger nuestros pies, permitirnos caminar donde queramos y proporcionar confort cuando estamos de pie durante largos períodos de tiempo de ahí la importancia de que el calzado sea cómodo.

Pero, ¿cómo encuentras los que se ajustan correctamente y brindan el soporte adecuado?.

Comienza con tus propios pies y mira lo que ya tienes en tu armario. Párate descalzo sobre un trozo de papel o cartón, y trace la forma de cada pie. Ahora toma tus zapatos, uno por uno, y colócalos en la parte superior del dibujo. Si eres como la mayoría de las personas, tus zapatos  “cómodos” se adaptarán al contorno de tus propios pies.

Identifica los zapatos que causan dolor. Si eres mujer, la mayoría de estos serán zapatos con dedos del pie estrechos o tacones altos. Verifica si la punta del zapato es más estrecha o más corta que sus propios dedos.

9 Consejos para comprar zapatos saludables para tus pies

1- Espera hasta la tarde para comprar zapatos: tus pies se expanden naturalmente con el uso durante el día y pueden hincharse cuando hace calor.

2- Pruébalos con el mismo tipo de calcetines que piensa usar con los zapatos.

3- Pídele al vendedor que mida ambos pies y hágalo cada vez que compre zapatos nuevos. El tamaño de sus pies puede cambiar a medida que envejece. Además si un pie es más grande o más ancho que el otro, compra un tamaño que se ajuste al pie más grande.

4- Asegúrate de tener un espacio de algo menos de un centímetro entre su dedo más largo y el extremo del zapato. Esto proporciona suficiente espacio para que su pie presione mientras camina. Mueva los dedos de los pies para asegurarse de que haya espacio suficiente.

5- Camina con los zapatos para determinar cómo se sienten. Los zapatos tienen que ser cómodos desde el principio. No elija pensando que “estirarán” con el tiempo.

6- Confía en tu propio nivel de comodidad en lugar del tamaño o la descripción de un zapato. Los tamaños varían de un fabricante a otro. Siente el interior de los zapatos para ver si tienen etiquetas, uniones u otro material que pueda irritar sus pies o causar ampollas.

7- Elige un zapato ligero. Los zapatos pesados ​​requieren más esfuerzo para moverse y generalmente están hechos de un material menos cómodo. Los zapatos más pesados ​​también tienden a ser menos flexibles como resultado, lo que puede sofocar su paso natural.

8- Elije una buena amortiguación. El tipo de amortiguación en un zapato variará según el tipo de zapato. Por ejemplo, una zapatilla para correr tendrá más amortiguación en el talón, y un zapato para caminar tendrá más amortiguación en la planta del pie. Asegúrate de comprar un zapato diseñado para la actividad en la que pretendes usarlo.

9- Voltee los zapatos y examine las plantas. ¿Son lo suficientemente resistentes como para proporcionar protección contra objetos filosos? ¿Proporcionan amortiguación?. Intente caminar sobre superficies duras y alfombras para ver cómo se sienten los zapatos.

 

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*