¿Por qué Michael Jordan cambió el baloncesto por el beisbol?

Sorprendentemente, el mejor jugador de la historia del baloncesto, Michael Jordan, decidió el 6 de octubre de 1.993 dejar el baloncesto y probar suerte con un deporte totalmente diferente al suyo como es el beisbol americano.

Siempre he dicho a la gente que me conoce que cuando perdiese la motivación, las ganas de demostrar algo como jugador de baloncesto, sería el momento de retirarme”, dijo Jordan en una insólita rueda de prensa que conmocionó al mundo del deporte.

Para Jordan el año 1.993 fue muy duro. Se le relacionó con problemas graves dentro del mundo del juego en los casinos y las apuestas, y sufrió la perdida de su padre James Jordan, que murió de forma trágica al ser asesinado. Fue este último suceso el que conmocionó a Jordan y quiso cumplir el deseo de su padre desde que era pequeño que quería ver a su hijo triunfar en el deporte del Beisbol.

Jerry Reinsdorf, propietario de los Chicago Bulls y del equipo de beisbol Chicago White Sox,  era un amigo cercano de Jordan y éste compartió con él su deseo de honrar la memoria de su padre probando el béisbol profesional con Reinsdorf, quien inmediatamente le dio esa oportunidad a su amigo al ofrecerle un contrato de ligas menores.

La decisión de Jordan de abandonar la NBA en la cima de su carrea para comenzar una carrera en el béisbol profesional sigue siendo una fuente de curiosidad. Hoy está de actualidad por el documental estrenado en Netflix «El último baile»»

La serie se centra en la temporada 1997-98 para Chicago, el último año de Jordan con los Bulls. Los primeros episodios fueron en gran medida un flashback y establecieron los principios de Jordan como jugador mientras preparaban el escenario para la eventual ruptura de los Bulls. También arrojaron algo de luz sobre el entrenador en jefe de Jordan, Phil Jackson, y sus compañeros de equipo clave Scottie Pippen y Dennis Rodman,  

En cuanto a su decisión de dejar el baloncesto por el beisbol, la historia cuenta que Jordan, dominado por el peso de su fama, quemado por su propio brillo en la cancha de baloncesto y agotado emocionalmente por el asesinato de su adorado padre, persiguió al béisbol como un nuevo desafío y una nueva distracción. Y aquellos en el béisbol que trabajaron y jugaron con Jordan se quedaron impresionados y convencidos por la seriedad de su esfuerzo.

«Él respetaba el juego«, dice el manager de los Indians, Terry Francona, quien dirigió a Jordan con los Barones de Birmingham. “Amo al chico, lo respeto y aprecio cómo supo manejar la situación«.

Francona no es el único que sostiene que Jordan podría haber llegado a las Grandes Ligas. Probablemente no como una estrella, pero al menos como una reserva, dada la voluntad y el esfuerzo que mostraba que reforzaba su talento físico innato.

Jordan, de entonces 31 años, puso todo su corazón y su alma en un deporte que flexiona fundamentalmente diferentes músculos de contracción rápida, un deporte que había abandonado cuando era adolescente. El carácter competitivo de Jordan hacía que incluso en el beisbol, un deporte antagónico en relación al baloncesto se veía capaz de conseguir lo impensable, lograr lo inalcanzable.

La vuelta de Michael Jordan al baloncesto

El motivo principal para abandonar su aventura en el beisbol fue la huelga declarada en ese momento en la MLB y quería evitar convertirse en un jugador potencial de reemplazo.

En la era digital de hoy, donde los atletas hacen anuncios regularmente en varias plataformas de redes sociales, el gran Michael Jordan fue pionero en la comunicación en el año 1.995 cuando hizo un gran anuncio por fax. Decía: «I´m back«.

Esas dos palabras sacudieron el mundo del deporte con entusiasmo. Después de más de un año fuera de las canchas de baloncesto, Jordan regresaba al deporte donde había ganado tres títulos consecutivos con los Bulls.

Al día siguiente, más de un año después de su retirarada del baloncesto, Michael Jordan volvió a la acción en un partido en el que los Chicago Bulls se enfrentaron a los Indiana Pacers y a su rival personal Reggie Miller.

El parido fue televisado y visto a nivel nacional por aproximadamente 35 millones de personas y sigue siendo uno de los tres partidos más vistos en la historia de la NBA .

En otro movimiento algo sorprendente para los fanáticos, Jordan se puso la camiseta número 45 porque su número 23 había sido retirado por los Bulls. Era el mismo número que había usado mientras jugaba béisbol.

la vuelta de michael jordan al baloncesto
Michael Jordan y Reggie Miller

A pesar de anotar 19 puntos en su regreso con seis rebotes y seis asistencias en 43 minutos de acción, las estadísitcas en el tiro no fueron buenas, los Bulls perdieron 103-96 y quedó claro que Jordan necesitaba tiempo y trabajo para volver a ser el que era.

Ese año los Bulls quedaron eliminados en las semifinales de los playoffs contra Orlando Magic, pero la vuelta de Michael Jordan fue sin duda el comienzo de algo muy especial que llevó a los Bulls a conquistar los siguientes 3 anillos de la NBA.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies