Saltar al contenido

La remachadora puede ser una herramienta de gran utilidad en cualquier ámbito

usar una remachadora

Las remachadoras, sean hidráulicas o neumáticas, sirven para colocar remaches que ayudan a la fijación de dos piezas. El uso de estas remachadas no solo es sencillo, sino que también aporta una gran variedad de ventajas, algo que la convierte en una herramienta bastante útil para muchos sectores.

¿Cómo funcionan?

Si quieres saber como usar una remachadora, antes debes saber que esto dependerá de varios factores, como el tipo de remache, ya sea estructural o de collar, o de acuerdo a su diámetro y a las condiciones de accesibilidad, es decir, según si se debe utilizar una remachadora neumática o hidráulica.

Estos aspectos también te ayudarán al momento de elegir la remachadora indicada, sin embargo, puedes encontrar modelos con los que podrás colocar cualquier tipo de remache, gracias a que disponen de boquillas que se pueden intercambiar, para así poder adaptarlas al remache que desees colocar para unir dos piezas.

En este sentido, la colocación de los remaches se realizará con una acción diferente para los que son estructurales y los de collarín, como indicamos a continuación.

Remaches estructurales

La remachadora generará una fuerte tensión sobre el remache, provocando que se deforme dentro de la estructura del alojamiento de las piezas que desees unir, una deformación que terminará uniendo las partes de manera efectiva. Después el vástago se bloqueará y romperá, al nivel de la cabeza, por lo que el remache ya estará colocado.

La colocación anterior se realiza mediante la compresión del cuerpo del remache, aunque también puede colocarse por medio de la deformación por expansión. Se produce cuando se tira del vástago, provocando que su cabeza se introduzca en el cuerpo del vástago y termine por ensancharse para unir las piezas que quieres fijar.

Remaches de collarín

La resistencia de estos remaches dependerá de su material de fabricación y de su diámetro mínimo. Cuando los diámetros o la solidez del material son más altos, los remaches resistirán más el cizallamiento.

El remache se colocará en el taladro de las partes que quieras unir, después el collarín se introducirá en el vástago del remache y luego en la boquilla de la remachadora.

Cuando acciones la remachadora, la cabeza del remache generará presión sobre el material, mientras que la boquilla presionará el collarín contra las partes que vayas a unir, siendo la primera parte de la fijación.

Después la remachadora embutirá el collarín contra los anillos del vástago, esto fortalecerá la unión de las piezas. Por último, el vástago se romperá al nivel del collarín, bloqueando el vástago, para así finalizar con la colocación.

Gracias a que las remachadoras pueden colocar estos remaches, resultan de gran utilidad para distintos sectores industriales, desde el automovilístico, a las energías renovables o de climatización, entre otros.

¿Qué ventajas aportan?

Las remachadoras hidráulicas y neumáticas facilitan la colocación de los remaches, y son tan fáciles de utilizar que no es necesario tener habilidades o experiencia previa para utilizarlas, permitiendo que cualquier operario pueda colocar los remaches para unir piezas.

Las uniones que se pueden conseguir con estas remachadoras son duraderas, resistentes y fiables, esto garantizará una unión eficiente por mucho tiempo, sin importar que las piezas unidas sean sometidas a vibraciones continuas e intensas.

De igual manera, las uniones no necesitarán mantenimiento, por lo que se tendrá asegurado un ciclo de vida largo para los remaches que se coloquen en las piezas.

Como ya hemos mencionado antes, es posible conseguir remachadoras para un tipo específico de remache, como estructural o de collar, aunque con una boquilla, muchos modelos de remachadoras son capaces de colocar ambos remaches de forma eficiente y rápida.

Con respecto a la productividad y el rendimiento, las remachadoras conseguirán que se reduzca hasta un 75% del tiempo utilizado para el montaje de los remaches y la unión de las piezas, lo cual beneficiará a la producción en una empresa.

Además, su diseño es ergonómico, por lo que resultan cómodas de utilizar durante el montaje de los remaches, sobre todo si debes hacerlo en grandes cantidades.

Las remachadoras, ya sean hidráulicas o neumáticas, son herramientas esenciales para la fijación de piezas de forma rápida y sencilla, dado que permiten colocar los remaches con el mínimo esfuerzo, permitiendo así conseguir una unión resistente y de gran durabilidad en las partes que se deban unir en procesos industriales.

Copyright ® 2016-2021 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad