La Historia del Chaleco Antibalas

historia chaleco antibalas

A lo largo de la historia, las personas se han protegido de lesiones con diferentes tipos de materiales. En los primeros días, las personas usaban pieles de animales como barreras para lesiones y ataques. A medida que el armamento avanzaba, agregaron escudos de madera y metal a sus arsenales defensivos.

En el año 1500, la realeza italiana y romana experimentó con la idea de chalecos antibalas. Construyeron una armadura corporal con capas de metal destinadas a desviar balas. La capa externa fue diseñada para absorber el impacto de la bala, mientras que la capa interna se agregó para detener la penetración adicional. Sin embargo, la armadura de cuerpo de metal fue en gran parte ineficaz contra armas de fuego.

En el siglo XIX, los japoneses desarrollaron una armadura corporal más blanda,y fabricaron la armadura de seda. Estas prendas de seda demostraron ser bastante efectivas y ligeras pero también costosas.

Ya a principios del siglo XX se demostró que los chalecos de seda eran eficaces contra las balas de baja velocidad, pero no contra la nueva generación de municiones de pistola.

La Primera Guerra Mundial introdujo muchos avances en el campo de la fabricación de chalecos antibalas. Uno de los primeros intentos fue la creación de un chaleco antibalas para pilotos que eran muy susceptibles a las balas y metralla que podían perforar y rebotar dentro de los aviones. También se introdujeron varios tipos de armaduras de infantería, pero el despliegue lento y la producción a pequeña escala significaron que la gran mayoría de los soldados heridos y muertos que podrían beneficiarse de tales piezas de armadura no los recibieron. Todas las armaduras de combate creadas en ese momento eran muy pesadas e impedían que los soldados se movieran rápido.

Ejemplos más ligeros de armaduras fueron extrañamente popularizados por gánsteres estadounidenses en 1920 y 1930, cuyos chalecos de algodón y seda podían detener las balas de una gran variedad de las armas más populares en ese momento (pero no de las más potentes).

El uso del chaleco antibalas durante la Segunda Guerra Mundial también fue muy limitado. Fue después del final de la guerra cuando se empezaron a utilizar chalecos antibalas en el ejército de EEUU que estaba hecho de segmentos de aluminio y plástico reforzado con fibra que se tejieron en un chaleco de nylon.

En la década de 1960, se descubrieron nuevas fibras que hicieron posible chalecos verdaderamente resistentes a las balas. A principios de los años 1970, se inventó el tejido balístico Kevlar de DuPont. Originalmente, la tela estaba destinada a reemplazar las bandas de acero en los neumáticos, y era extremadamente resistente.

El Comando de Operaciones Especiales de EE. UU. ha estado trabajando para desarrollar una nueva armadura integral basada en reología (la tecnología que admite la elasticidad de líquidos en el cuidado de la piel y productos automotrices) llamada TALOS desde 2004. Esta tecnología se está desarrollando para su uso en el futuro.

Hoy en día el equipamiento básico de los cuerpos de seguridad del estado como la policía incluye el chaleco antibalas, esposas, guantes policiales, funda para pistola con triple seguro, arma intermedia, radio, linterna, silbato, y pistola 9 mm.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*