El hatha yoga enseña a usar el cuerpo para controlar la mente

hatha yoga

El yoga, más que una serie de ejercicios, es una filosofía de vida. Mediante esta disciplina se puede conseguir la paz y la felicidad, atrayendo energías positivas, y entendiendo más al alma y el espíritu que yace en el interior de cada persona.

El estrés, el cansancio y el agotamiento, lamentablemente son bastante comunes en la vida actual. Las responsabilidades, el trabajo y la rutina dejan exhaustos a muchas personas, afectando a su bienestar e impidiendo que puedan ver las cosas tal como son en realidad, esto al final termina deteriorando la calidad de vida.

En tal sentido, son muchos ya los que buscan algo de paz en medio del caos, para liberar su mente del estrés. Hay ciertos hábitos que se pueden tener dentro del propio hogar, que resultan de gran ayuda para mantener una buena salud mental, y uno de los más efectivos es la práctica del yoga.

El yoga es una antigua filosofía y disciplina original de la India, que permite a sus practicantes relajarse, reflexionar y atraer energías positivas. Procede directamente de las creencias hindúes tradicionales, por lo que se puede decir que es un arte milenario.

Entre los variados estilos del yoga, destaca el hatha yoga, considerado el original de todos. Tiene como objetivo conectar el cuerpo con la mente, y para realizar tal propósito se utilizan estrategias como los shatkarmas, asanas, bandhas, pranayamas o mudras.

El yoga ofrece una gran cantidad de beneficios para la salud física, por ejemplo, el fortalecimiento de los músculos, revitalización del sistema nervioso, aumento de la serotonina, reducción del cortisol, entre otros. Sin embargo estos nada tienen que ver frente al beneficio mental que se recibe, como es un mayor entendimiento de uno mismo y del entorno en el que se encuentra.

Para principiantes o avanzados

La historia del yoga es bastante amplia, existen registros de su existencia desde hace más de 35 siglos. A lo largo de todos estos años, la disciplina cambió y evolucionó, dando lugar a los diversos estilos que existen hoy en día. Sin embargo, el más popular sigue siendo el hatha yoga, el que lo originó todo.

El hatha yoga, más que un ejercicio es una filosofía de vida, sin embargo, a la hora de enseñar yoga para principiantes se comienza por explicar las posturas y demás técnicas relacionadas. Es mejor que los principiantes comiencen por el lado físico antes de pasar al filosófico.

En una clase de yoga para principiantes, lo que más se suele ver, es el uso de asanas, es decir, las posturas. Asimismo, también se tocan los temas de pranayamas (respiración) y mudras (gestos corporales).

Aquellos que acudan a las clases para principiantes, deben tener en cuenta que al inicio se hace una práctica suave, evitando dolores en los músculos y las articulaciones. Lo mejor es comenzar con calma, progresando lenta y cuidadosamente.

También se le da un enfoque a los ejercicios de respiracion, pues como se ha mencionado antes, son esenciales en lo que respecta a los pranayamas. De por sí, estos ejercicios son beneficiosos por sí solos, y lo son todavía más al emparejarlos con una buena práctica de yoga.

Mediante estos ejercicios se puede controlar la respiración, para así relajarse y poder entrar en un estado de meditación profunda, además, permiten alejar el estrés y generar emociones positivas.

Aquellos que deseen ir más allá pueden probar el yoga avanzado. Los cursos al respecto no solo enseñan posturas de mayor dificultad, sino que también aseguran a sus estudiantes el aprendizaje sobre la historia y la filosofía del yoga, la alimentación ayurveda, la anatomía del cuerpo humano, entre muchos otros aspectos de interés para ser un yogui experto.

Este tipo de cursos suelen estar certificados por Yoga Alliance, permitiendo que los alumnos puedan trabajar como maestros de yoga profesionalmente. Sin embargo, muchos realizan la formación por el mero deseo de aprender, volviéndose así en expertos en su práctica.

Además de cursos online, también se puede encontrar la opción de hacer clases semanales. La elección estará basada en la disponibilidad que tenga cada persona, así como en el estilo de yoga que prefiera o en la certificación que puedan tener los profesores, entre otros aspectos.

Entradas Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad