Saltar al contenido

Requisitos para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad

La incapacidad para afrontar deudas, tanto como persona física como autónomo, ha perjudicado a lo largo de los años a miles de personas que han visto cómo era imposible salir adelante mientras arrastraban una deuda que no podían pagar. Para hacer frente a esta situación entró en funcionamiento en el año 2015 la conocida como Ley de la Segunda Oportunidad y desde entonces dichas personas se han visto beneficiadas.

Probablemente has escuchado hablar antes sobre esta ley, pero desconoces si te puedes acoger o no porque no sabes si reúnes los requisitos necesarios. Vamos a ver qué es esta ley y qué requisitos son necesarios para poder beneficiarse de la misma.

¿Qué es la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley de Segunda Oportunidad es un mecanismo legal que permite a personas físicas o autónomos recibir una exoneración o cancelación de las deudas, sea de manera parcial o total, cuando se demuestra que es incapaz de hacer frente a las mismas. Esta ley permite a muchas personas cada año salir de una situación económica precaria y comenzar de nuevo sin la losa de tener una deuda pendiente.

Esta ley comenzó a aplicarse en el año 2015 y permite una reducción de la carga financiera en situaciones de sobreendeudamiento e incapacidad para satisfacer los cobros de los acreedores. Este mecanismo ha permitido a muchos autónomos volver a empezar con otro negocio y a muchos particulares volver a respirar y salir adelante con sus familias.

Ventajas de la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad ofrece interesantes ventajas que hacen que miles de personas intenten acogerse a ella cada año en nuestro país. Las ventajas más interesantes son las siguientes:

  • Eliminar el nombre de la persona afectada de los listados de morosos para así poder solicitar financiación en el futuro.
  • Parar todos los embargos, ejecuciones y demandas iniciadas por los acreedores para cobrar la deuda hasta que el proceso concluya con la decisión de un juez.
  • Reducir las deudas de gran tamaño en el caso de las deudas con administraciones públicas.
  • Recuperar la capacidad de solicitar créditos o préstamos y así poder empezar de nuevo con la experiencia de conocer qué errores no se deben cometer.

Pero, ¿cuáles son los requisitos para acceder a la Ley de Segunda Oportunidad?

La Ley establece unos requisitos para poder acogerse a ella y que los aspirantes deben cumplir si desean recibir una respuesta favorable al proceso. Los requisitos más importantes son los siguientes:

  1. Demostrar buena fe. El deudor debe demostrar que ha tenido voluntad e interés por satisfacer su deuda con los acreedores pero que no ha podido hacerlo debido a que se encuentra en una situación económica desfavorable que le impide destinar recursos económicos al pago de la misma.
  2. Incapacidad de pago. El deudor debe demostrar que no cuenta con ningún bien, inmueble o patrimonio que pueda utilizar para liquidar o satisfacer la deuda con los acreedores.
  3. Importe de la deuda. La deuda conjunta del deudor con las distintas entidades o empresas acreedoras no debe superar un importe de 5 millones de euros. 
  4. El deudor no debe ser objeto de un concurso culpable, es decir, que forme parte de un concurso de acreedores en el que se haya demostrado su actitud negligente para afrontar las deudas.
  5. Acuerdo extrajudicial. Antes de acogerse al proceso judicial de la Ley de Segunda Oportunidad el deudor debe haber intentado llegar a un acuerdo extrajudicial con los acreedores.
  6. Delitos económicos. El deudor no debe haber sido condenado por ningún tipo de delito de carácter económico, que vaya contra los derechos de los trabajadores, contra la Hacienda Pública, contra la Seguridad Social o contra el patrimonio.
  7. Acogimiento. El deudor no puede haberse acogido a la Ley de Segunda Oportunidad en los últimos 10 años.

Como se puede apreciar existen muchos requisitos establecidos en esta ley para que una persona o un autónomo puedan acogerse a la misma. Es una forma de evitar que cualquier persona endeudada pueda verse exonerada y que solo personas con buena voluntad pero con incapacidad para hacer frente a los pagos sean las beneficiadas. 

La Ley de Segunda Oportunidad está permitiendo cada año a miles de personas salir adelante evitando una situación económica de ruina que le condena a él y a su familia a un endeudamiento constante. Una legislación necesaria que desde su entrada en vigor ha sido aplaudida por todo tipo de organismos y asociaciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad