¿Que es el multimasking y para qué sirve?

multimasking

Seguramente ya hayas escuchado esta palabra en muchos lugares pero nunca has sabido muy bien de qué se trataba. Pues ha llegado el momento de despejar todas tus dudas.

Se conoce como multimasking a la técnica de belleza en la que se utilizan más de una mascarilla facial para cubrir las diferentes necesidades de tu rostro al mismo tiempo. Por esta razón, habrás visto en Instagram o distintas webs de internet a chicas y chicos con mascarillas de diferentes colores en su cara.

Pero no nos vamos a quedar con una mera introducción de esta técnica sino que profundizaremos en su origen y en todos los beneficios que puede traer a nuestra piel.

La combinación de distintas mascarillas en varias zonas del rostro nació de la simple necesidad de cubrir cada una de las deficiencias que el mismo rostro sufre. De esta manera, si sufrimos de piel seca y falta de elasticidad pero la zona T del rostro se manifiesta un tanto grasa, con dos mascarillas combinadas, se pueden satisfacer y solucionar al 100% los problemas de la piel sin perder tiempo alguno.

Así, podemos ver que no solo estamos ahorrando tiempo en nuestro cuidado facial sino que también le estamos dando a nuestra piel justo lo que necesita y donde lo necesita sin malgastar producto en zonas no indicadas.

Con esta técnica no solo cubrirás las necesidades de tu rostro durante un momento determinado sino que podrás cuidar de él todos los días del año, sin importar qué cuidado requiera.

Para comenzar con esta técnica solo tendrás que analizar tu piel buscando qué es lo que necesita y en qué zonas se divide esta.

¿La zona T es muy grasa?

¿Necesitas reafirmar el contorno de tu rostro?

¿Tu nariz necesita suavizarse?

¿Una hidratación más fuerte o quieres iluminar las partes altas de tu cara?

Una vez sepas qué es lo que quieres o qué es lo que tu piel te pide solo tendrás que buscar las mascarillas que soluciones estos pequeños problemas y empezar a jugar con ellas.

Para ello, veamos los distintos tipos de mascarillas que podréis encontrar en el mercado.

1) Mascarilla purificante o limpiadora.

Con ella reducirás el sebo o la grasa y ayudarás a limpiar en profundidad los poros con lo que conseguirás, a largo plazo, reducir su tamaño. Como su función indica, son perfectas para las pieles grasas aunque siempre es bueno tener una de estas para mantener a raya los poros.

2) Mascarilla iluminadora o revitalizante.

Perfectas para las pieles apagadas y cansadas. Como su nombre indica se utilizan para devolverle la vitalidad y la luz a tu rostro.

3) Mascarilla hidratante.

Con ellas le darás el agua que necesita tu rostro y combatirás la deshidratación. Aunque son ideales para las pieles secas, las pieles grasas y mixtas también la podrán utilizar en distintas zonas de su rostro.

4) Mascarilla reafirmante.

Dota a tu piel de la elasticidad y firmeza que se merece dándole, a su vez, esa juventud que tanto ansía. Además, te ayudará a hidratar y a suavizar tu piel.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*