Saltar al contenido

Qué es el complejo del audífono (y cómo evitarlo)

que es el complejo del audifono

Los últimos estudios han demostrado que el número de personas que tienen problemas de audición ha aumentado de manera considerable. Ese incremento no solo está ligado a las personas de más edad, también a los adultos o incluso a los jóvenes.

El problema no viene solo. Como nos comentan los profesionales de Audicost, un buen porcentaje de las personas que tienen problemas de audición no quieren poner remedio al problema. No es que no quieran escuchar correctamente, sino que realmente no quieren llevar audífonos para disfrutar de una buena calidad de audición. A ese problema se le llama completo de audífono.

¿Qué es el complejo del audífono?

El complejo del audífono se produce cuando la persona que tiene una discapacidad auditiva se niega a llevar audífonos para escuchar correctamente.

El complejo puede venir dado por diferentes motivos, pero el más común viene dado por el qué dirán los demás. También puede darse por incomodidad o por negación.

Llama la atención que este problema no solo sucede en personas mayores, también en los jóvenes. Es más, suele ser más común en las personas jóvenes y adultas que en las personas mayores. Eso se debe a que a edades tempranas las personas se suelen preocupar más por su aspecto. Eso se traduce en que no quieren llevar un audífono para evitar que otras personas lo puedan ver con otros ojos.

¿Se puede luchar contra el complejo del audífono?

La respuesta es sí. Como nos indican los expertos de Audicost, se puede luchar contra el problema. Pero para conseguirlo, es fundamental que la persona interesada tenga interés. La ayuda de los seres queridos siempre es importante.

Para comenzar, es fundamental que la persona afectada por el problema de audición sea consciente del problema. No se puede luchar contra un complejo si antes no se es consciente del mismo.

Cuando la persona sabe que tiene un problema de audición, es el momento de realizar un test para saber cuál es la pérdida real de audición. Solo hay que acudir a un centro especializado.

Cuando se tienen los datos sobre la mano, es el momento de elegir el audífono adecuado. Este es el momento más complicado para muchas personas, ya que no quieren llevarlo. Pero analizado la tienda de audífonos de Audicost nos damos cuenta de que el catálogo es muy grande. Hay tantas opciones como necesidades, es decir, cada persona puede elegir el modelo que se adapta mejor a su necesidades.

En los casos en los cuales la persona no quiere llevar el audífono por el factor estético, lo mejor que se puede hacer es optar por los invisibles. Una vez puestos, nadie se da cuenta de que la persona los lleva puestos, es decir, se puede hacer una vida normal. Como nos indican, gracias a esa variedad de audífonos muchas personas con complejo del audífono lo han dejado atrás. Así ya pueden disfrutar de una mejor audición, sin miedo al qué dirán el resto de las personas.

Consejos para cuidar los oídos día a día

Los expertos nos comentan que para algunas personas ya no hay remedio, pero para otras muchas si lo hay. Por ese motivo, para evitar tener pérdida de audición y en consecuencia pasar por el complejo del audífono, lo mejor es cuidar la salud auditiva.

Se ha demostrado que las personas cada vez se cuidan más, pero esos cuidados casi siempre van ligados al factor estético. Es decir, los cuidados auditivos no son los adecuados en la gran mayoría de casos. Por ese motivo hemos decidido mostrarte los consejos que leemos en la siguiente publicación de Descubriendo a Laura. Con estos consejos será más fácil disfrutar de una buena salud auditiva. Al fin y al cabo, hay que cuidarla todos los días.

  • Manipulación de los oídos: el primer consejo que nos dan en este interesante artículo es que no hay que manipular los oídos. Y en caso de hacerlo, siempre se debe hacer en la menor medida posible. Los expertos nos indican que usar bastoncillos de algodón para limpiar los oídos no es lo más recomendable. Eso se debe a que podemos provocar daños internos o incluso introducir infecciones que no nos interesan.
  • Ruidos intensos: en ocasiones no es posible evitar los ruidos intensos, pero en la medida de lo posible hay que evitarlos. Si somos conscientes de que vamos a estar expuestos a un ruido intenso, siempre hay que usar protección. Así los oídos no sufrirán demasiado y en consecuencia la audición no se verá perjudicada. Dependiendo del ruido, la protección deberá ser una u otra. Por ejemplo, si en el trabajo tenemos que estar expuestos a ruidos intensos, los auriculares de aislamiento serán la mejor opción para proteger los oídos.
  • Cambios de presión: es algo a lo cual no solemos prestar mucha atención, pero es fundamental tener mucho cuidado con los cambios de presión para evitar que los oídos puedan sufrir. En la medida de lo posible hay que evitarlos y tomar medidas para que los mismos sean poco bruscos. Pero en ocasiones son inevitables, como cuando montamos en avión o hacemos submarinismo. Para reducir sus riesgos, se recomienda tenerlos cuando tenemos congestión nasal.
  • Enfermedades del oído: para evitar las enfermedades del oído, se recomienda cuidarlos y protegerlos al máximo. En el caso de tener dudas, lo mejor es acudir al otorrino para que haga una inspección y dictamine el mejor tratamiento. Una enfermedad leve que no se trata a tiempo se puede convertir en una enfermedad grave y provocar graves problemas de audición.
  • Enfermedades cardiovasculares: se ha comprobado que las enfermedades cardiovasculares pueden traducirse en problemas auditivos a medio y largo plazo. Para reducir los riesgos, es importante cuidarse correctamente y seguir un tratamiento y calidad de vida adecuado. De esa manera, no solo los oídos se verán beneficiados, también el resto de la salud.
  • Cuidado con el agua: cuando nadamos o nos duchamos, hay que evitar en la medida de lo posible que el agua entre en el interior de los oídos. Si eres propensa a sufrir ese problema, usa tapones especiales. Así el agua no podrá entrar y tu salud auditiva será buena.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad