Saltar al contenido

Piropos con doble sentido para hombres

piropos hombres doble sentido

Una frase interesante, que a menudo pone en dificultades y saca a relucir las dudas de muchos hombres, es la relativa al uso por parte de una mujer de piropos con doble sentido. Nos referimos específicamente a ese universo compuesto por bromas, alusiones y provocaciones más o menos explícitas.

Dicho esto, vayamos al grano: ¿es posible tocar el tema del sexo de forma irónica y / o maliciosa? ¡ABSOLUTAMENTE SÍ! ¿Es posible hacerlo siempre? No, ya que haya situaciones en las que es fácil hacer bromas y frases maliciosas y piropos picantes de doble sentido, pero representan casos particulares y en cualquier caso no «inmediatos» de una interacción. De lo contrario, existe el riesgo de parecer groseros inapropiados. Lo que significaría perder puntos a los ojos de los que están frente a ti

Nunca te pongas límites, ni siquiera en la forma en que te expresas. ¡Pero se inteligente y mide siempre bien sus palabras! 

A continuación tienes una recopilación de los mejores piropos con doble sentido que les puedes decir a los hombres en el momento adecuado:

Piropos para hombres con doble sentido

  • ¡Esas bolas las quería yo para mi árbol de Navidad!
  • Buscaba al hombre perfecto, pero es que de ti me gustan hasta tus defectos.
  • Para las que no saben lo que quieren tengo yo un muestrario.
  • No soy un perro, guapo, pero no me importaría que me pusieras una correa.
  • Tengo boletos para salir conmigo, si quieres te los regalo todos. .
  • ¡Por semejante bombón me salto la dieta!
  • Si fueras salsa estaría mojando todo el día.
  • Eres el postre perfecto para una cena romántica.
  • Si te vas de viaje, no olvides incluirme en tu maleta. 
  • ¡Si suena así el chorro como será la manguera!
  • Quien fuera aceituna para que me chuparas hasta el hueso.
  • Con esa cara y eses cuerpo te escojo yo hasta para ser el padre de mis hijos.
  • Aunque parece que tienes veneno, entre mis piernas tengo el antídoto.
  • Si fueras helado te comería hasta el palo.
  • Te invito a comer guapo, yo soy el primer plato, el segundo y el postre.
  • Si estar bueno es pecado, no tienes perdón de Dios.

Artículo relacionado: Piropos para hombres

  • Aunque no te llames Romeo te aseguro que yo soy tu Julieta.
  • Si quieres aprender lo que es el placer, yo soy tu maestro.
  • Ha comenzado el invierno guapa, si tienes frío yo te caliento.
  • Viendo el nido, como debe ser el pajarito.
  • ¡Si fueras de chocolate te comía entero!
  • Tienes más polvo que mis chanclas de la playa.
  • ¡Guapo! Cada vez que te veo me olvido hasta de respirar.
  • De las vueltas que estás dando en mi cabeza, tienes que estar mareado.
  • Te espero en mi cama, corazón de melón, con la sonrisa puesta y sin pantalón.
  • Tu madre debió ser escultora, porque ese culo es una obra de arte.
  • Guapa! ¿Me dejas buscar la felicidad contigo?
  • Solo hay algo mas bonito que tu, el bonito del norte.
  • Si se ve bonito lo que enseñas, no quiero imaginar lo que escondes.
  • ¡Lo poco que calienta el sol y el calor que me da tu presencia!
  • ¡Dicen que el azúcar el adictiva, yo estoy enganchada a la miel de tus labios!
  • Empezando por tu pelo y acabando por tu trasero, me comería tu cuerpo entero.
  • ¡Si te gustan las alegrías, yo tengo aquí una para tu cuerpo! Guapo! 
  • Si ya me gustas con lo que veo no quiero imaginarme con lo que tienes oculto. 
  • Llevas una ropa preciosa, pero quedaría mejor en el suelo de mi habitación.
  • Eres un problema de salud pública bonita, esos labios causan adicción.
  • A ver si llega el verano porque tanta ropa no te sienta bien. 
  • Falta algo en mi cama y ese algo eres tú.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad