Saltar al contenido

La evolución del crudo que afecta a todos los bolsillos

Cuando se escucha hablar de que el barril de brent ha subido o bajado, muchos se preguntan si realmente esto tiene relevancia para sus bolsillos. La realidad es que sí, que demasiada en algunos casos, ya que es lo que hace variar el precio del combustible en las estaciones de servicio, aunque a veces de una forma poco comprensible.

Muchos ya sufren en sus cuentas mensuales la subida de la gasolina, de la cesta de la compra, de la electricidad y gas, en definitiva, de lo que llaman inflación, y buscan en páginas como la de matchbanker.es las distintas opciones crediticias del mercado. Mientras tanto, el gobierno intenta buscar soluciones para abaratar la factura de la gasolina y otros combustibles.

“La estrategia ha sido clara. Si usted va a echar 40 euros, eso es lo que se le cobrará, pero se apoyará con algo más de gasolina tanto los 20 céntimos del gobierno como el descuento que proyecte cada marca” explican.

Mientras, quienes más tienen que decir al respecto, en este caso la OPEP y Rusia, ya anuncian que bajarán la producción, lo que indirectamente supondrá una nueva subida del combustible frente a las pequeñas bajadas de las últimas semanas.

Hay que entender que tanto la OPEP, encabezada por Arabia Saudí, como Rusia, producen cerca del 60% del combustible que sale al mercado. En esta situación, es también Venezuela quien puede verse algo beneficiada si consigue continuar y firmar nuevos acuerdos al respecto tanto con Estados Unidos como con los países del entorno e incluso Europa.

Pese a que Rusia sigue acumulando sanciones por parte de la Unión Europea, con tope incluido para el petróleo, lo cierto es que está exportando por otra vía más que nunca a países asiáticos, con China a la cabeza. Además, está el descontento americano que trató de negociar con Riad el no descender la producción para evitar que de nuevo se impusieran precios como en verano, con 118 dólares por barril de brent.

Pese a las presiones, será a partir del 1 de diciembre cuando la OPEP+ y Rusia desciendan la producción hasta los 2 millones de barriles diarios, lo que indiscutiblemente subirá el precio del mismo para los meses siguientes, complicando las medidas que tanto la Reserva Federal como los principales Bancos Centrales están imponiendo con subidas de tipos para contener la inflación que se nutre, precisamente, de valores como este.

“No somos conscientes de la importancia del petróleo para todos los transportes y, por tanto, para la cesta de la compra. La luz y el petróleo son vitales para llevar a los lineales de los supermercados los productos básicos, pero también para un comercio global que se nutre de productos importados y que llegan a los principales puertos y hubs por cualquier vía de transporte” comentan los expertos.

Sin duda, difícil será controlar las subidas si finalmente, como parece, el petróleo no comienza una desescalada en pleno invierno.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad