El sector de la chatarra: un gigante imparable

auge sector chatarrero

Son muchos los sectores que, desde hace una década, han evolucionado a un ritmo inusual para mostrar su potencial como pilar base del mundo laboral y económico. Huelga decir que las nuevas tecnologías han hecho que la informática y las redes adquieran una relevancia antes impensable, pero, ¿y si te dijéramos que la chatarra también es mundillo que está adquiriendo una relevancia descomunal?

No es para nada una exageración. El sector de la chatarra se ha disparado en España en los últimos años. Empresas relevantes como Lyrsa, referente en el sector, están contribuyendo a la producción del país como nunca antes. Generan empleos, mueven grandes beneficios y tienen una facturación que antes parecía imposible de imaginar. Su crecimiento es brutal.

Crecimiento en el sector de la chatarra

Siempre vinculada a los desechos, a aquello que ya no se usa o que carece de sentido. Lo cierto es que la chatarra siempre ha tenido un deje despectivo para quienes la ven desde fuera, pero su relevancia dista mucho de ser algo despreciable. A día de hoy, este sector mueve un 1% del PIB nacional, con un crecimiento que ha aumentado mucho más desde hace un lustro aproximadamente.

Los datos de 2017 lo dejan bien claro. En aquel año, el sector fue capaz de mover más de 250.000 toneladas de envases de metal reciclados, más de 600.000 vehículos dados de baja y un total de más de 7,5 millones de toneladas de chatarras férricas. Son cifras enormes, pero que adquieren mucho más trasfondo cuando se trasladan a empleos, ingresos y empresas. Y es que, por si no lo sabías, hay aproximadamente unas 5.000 empresas dando forma a este sector en España.

De hecho, es precisamente ese número de compañías el que propicia el siguiente dato: más de 30.000 puestos de trabajo ligados a la chatarra en el panorama nacional. La mayoría de los negocios de la chatarra son PYMES que llevan décadas en crecimiento, y que poco a poco han ido afianzando un mundillo que ya tiene una relevancia más que considerable para el panorama empresarial, económico y laboral del país.

El metal más preciado de la facturación

Su crecimiento es algo innegable, como tampoco lo es el capital que mueve este sector. La chatarra mueve más de 10.000 millones de euros al año en España, de ahí que haya logrado alcanzar ese 1% de nuestro PIB. Muchos bautizan ya este sector dedicado a la recogida y gestión de residuos como la nueva minería, y además vaticinan un crecimiento constante debido a la cantidad de metales que se emplean en muchos sectores diferentes del panorama nacional.

Lo más interesante de estas cifras es el material que más relevancia tiene en su auge. El acero es el metal que más se emplea en España, y lo mejor es que tres cuartas partes del total que se mueve aquí proviene de materiales que han sido reciclados. El papel de nuestro país en materia de reciclaje y reutilización de metales queda más que claro viendo cómo trabaja este sector, aunque tras ese 75% de acero reciclado se encuentra el plomo, que se posiciona incluso por encima al poder reutilizarse al 100%.

Su planteamiento es uno curioso, ya que hace que la chatarra sea clave para dar forma a un sistema de economía circular. Sin materiales vírgenes y con una optimización cada vez más perfilada de las cadenas de producción, distribución y reutilización, se podría dar forma a un bucle prácticamente infinito de reusabilidad para todo tipo de metales. Algo muy interesante de cara al futuro, sobre todo por la total apuesta por el reciclaje, y también por el abaratamiento de costes y el aumento de los beneficios.

Un futuro todavía más grande

Que sea un sector tan bueno para la economía circular no hace más que afianzar la chatarra como un campo que aspira a crecer considerablemente durante los próximos años. Ya hemos visto que maneja unas cifras de lo más impactantes, pero lo mejor es que aún le queda mucho recorrido. Aquellas empresas que nacieron adentrándose en este terreno solamente para subsistir ya son grandes referentes que aportan un gran volumen a la economía nacional.

Firmas como Lyrsa son ya nombres muy a tener en cuenta por su papel en el tejido empresarial. Innovan constantemente para mejorar sus procesos de recogida, tratamiento y gestión de residuos, para conseguir nuevas formas de reutilizar materiales y reducir al máximo las pérdidas con el fin de aumentar también las ganancias.

Nombres que han llegado para quedarse y que marcarán un futuro en el que el reciclaje tiene más peso que nunca. Ya componen el 1% del PIB, pero es de esperar que esta cifra aumente con el paso del tiempo. No van a parar para hacer de España un país mejor.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*