Del Verano al Otoño, precauciones en el cambio de estación.

Las personas que padecen afecciones respiratorias crónicas previas deben ser las más precavidas para evitar contagios y cambios bruscos de temperatura con la llegada del otoño y con el frío y la humedad que trae esta estación.

No obstante, las recomendaciones para evitar enfermedades asociadas a las vías respiratorias, “las más comunes en estas épocas de transición”, son extensibles a toda la población: “evitar los cambios bruscos de temperatura abrigándose bien al salir a la calle, bebiendo muchos líquidos y no acudir a lugares cargados de humo ni a aglomeraciones, en las que se facilita el intercambio de gérmenes”.

Incluso, para rehusar el contacto con personas que ya están infectadas, especialmente en el ambiente familiar,  no se descarta la utilización de mascarillas de papel “que pueden adquirirse en cualquier farmacia”.

Con la llegada de la estación otoñal, sobre todo a partir de mediados de octubre y principios de noviembre, las enfermedades de las vías respiratorias y la gripe se convierten en las patologías “más frecuentes” en las consultas de los centros sanitarios.

La tos, el dolor de garganta, el taponamiento nasal o la bronquitis son algunas de las manifestaciones que tienen estas afecciones, como también los efectos propios de la gripe. Para evitar contraer esta última,  la vacuna es “un método de demostrada utilidad, recomendable sobre todo para los grupos de riesgo, como las personas mayores o los enfermos respiratorios o cardíacos”

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*