Saltar al contenido

Conoce los beneficios de la meditación para la salud

meditacion

La meditación es una actividad que se realiza en forma de sesiones, donde el individuo efectúa una práctica de varios pasos para calmar la mente y concentrarse.

Existen muchos tipos de meditación y, dentro de cada uno, hay varias maneras de practicarla, de forma que casi todos involucran la respiración, la visualización y la búsqueda de la paz mental. Todos los tipos de meditación aportan beneficios, es por eso que se aconseja su práctica regular.

¿Cómo iniciarse en la meditación?

Meditar requiere práctica y una metodología efectiva para que la iniciacion a la meditacion sea exitosa. 

A continuación mostramos algunos aspectos a observar para empezar a meditar:

  • Lo primero que hay que tener es una actitud positiva acerca de la meditación. Empezar con los ejercicios de buen agrado, con curiosidad y con buena disposición.
  • Es bueno empezar por aprender la postura, en la mayoría de las prácticas se pide al participante que esté sentado con la espalda recta y el cuerpo relajado. La posición de loto es opcional.
  • La respiración rítmica, con aspiraciones y exhalaciones lentas y profundas, es algo que hay que practicar con frecuencia. Se aconseja hacerlo con los ojos cerrados, durante 2 o 3 minutos al principio, e ir aumentando el tiempo poco a poco.
  • Otro consejo importante es realizar una meditación guiada por alguien cualificado y que la sesión esté diseñada para principiantes.

Beneficios de la meditación para la salud

Los beneficios de la meditación para la salud están basados en estudios realizados por profesionales reconocidos, además de que los practicantes manifiestan que sienten mejoras en sus estados de bienestar y salud. 

Los principales beneficios son los siguientes:

  • Reduce el estrés. La vida cotidiana en la sociedad actual puede llegar a ser agobiante para algunas personas, con la meditación se logra el control mental necesario para que los problemas afecten menos a nivel emocional. Con la meditación practicada de manera regular, las personas consiguen bajar la tensión muscular, normalizar la presión arterial y reducir el ritmo cardíaco.
  • Mejora la concentración. Tener la mente dispersa y con baja concentración puede ser un problema a nivel laboral o académico. La práctica de la meditación aumenta considerablemente la capacidad de concentrarse y, por lo tanto, mejora la productividad cerebral.
  • Ayuda contra el insomnio. La relajación, tanto mental como física, que se consigue con la meditación es una gran herramienta para mejorar la calidad del sueño. Las personas con insomnio logran dormir mejor meditando antes de dormir, incluso quedándose dormidos con la meditación.
  • Frena el deterioro cognitivo por la edad. La concentración y flexibilidad cerebral que se consigue meditando, ayuda a detener el deterioro cognitivo debido a la edad. Si la meditación va acompañada de una alimentación saludable, ejercicio regular y control médico, los beneficios a nivel neurológicos pueden ser significativos.
  • Control emocional. La meditación ayuda a tener un mejor control de las emociones y a responder mejor ante situaciones de peligro o momentos difíciles. Con pocos meses de práctica, los participantes pueden conseguir un mejor equilibrio emocional que puede favorecer en todos los ámbitos de su vida.
  • Mejora la memoria. Está comprobado, mediante resonancia magnética, que los practicantes de meditación tienen un mayor grosor de la materia gris del hipocampo, lo que influye en la capacidad de aprender y memorizar.

Consejos para aprender a meditar

  • Aprender a meditar requiere tiempo, es como entrenar en un deporte, no se puede esperar que el primer día se tenga un gran desempeño. Así que, si no tienes un buen resultado el primer día, no desistas, continúa practicando.
  • Meditar con regularidad, preferiblemente todos los días, aunque sea pocos minutos, es lo ideal para ir acostumbrando la mente y el cuerpo.
  • La práctica de la meditación es única para cada persona, elige los elementos con los que disfrutas al meditar: un rincón específico, incienso, flores, una alfombrilla, etcétera. También, si lo prefieres, puedes meditar en un sitio diferente cada vez, para no acostumbrarte a nada específico. La decisión será tuya.

La meditación es una práctica sencilla, económica y muy beneficiosa, no hay razón para no practicarla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad