Complementos útiles para un taller de mecanizado

Complementos necesarios para el mecanizado

El mecanizado es un proceso de fabricación que consiste en eliminar materiales utilizando herramientas de corte para deshacerse de los materiales no deseados de alguna pieza de trabajo y convertirlos en una forma específica. Esta metodología requiere el uso de varias máquinas, ya sea para fabricar o modificar piezas.

Las herramientas de mecanizado

El mecanizado se clasifica según los tipos de herramientas que se utilizan, las cuales son:

Taladro de torsión

El taladro se usa en el proceso de perforación para crear orificios en el metal mediante cilindros circulares. El taladro entra en la pieza de trabajo y corta un orificio con su extremo puntiagudo.

Torno

El torneado es una operación mediante la cual se extrae el metal de la pieza de trabajo fuera de su diámetro utilizando una herramienta de corte. Esta operación se realiza en un torno, máquina donde la pieza de trabajo se ajusta y gira mientras que la herramienta se mantiene fija.

Fresadora

El fresado es una de las operaciones fundamentales en el mecanizado. Para este propósito se requiere una fresadora, junto con un accesorio, un cortador y, por supuesto, la pieza de trabajo.

Esmeril

El proceso de esmerilado se utiliza para mejorar el acabado de la superficie y reforzar la tolerancia al eliminar los materiales no deseados restantes de la superficie. Las máquinas rectificadoras se utilizan para este propósito para producir piezas de forma, tamaño y acabado idénticos.

Complementos necesarios para el mecanizado

Cada máquina de mecanizado requiere herramientas de corte que se necesitan -además de mesas y otros accesorios-, como un armario utillaje, que mejoren el trabajo del maquinista en el taller. Solo con los elementos correctos se puede garantizar la producción de piezas que se adapten a las exigencias.

De la misma manera, ya sea para cortar o taladrar, cada operación requiere un grado de precisión que solo se puede lograr con la ayuda de algunas herramientas especiales.

Micrómetro

El micrómetro es, sin duda, una de las únicas herramientas para medir la longitud que es lo suficientemente precisa en el contexto del mecanizado de piezas mecánicas.

Hay dos configuraciones distintas de este dispositivo, una que toma las dimensiones internas, mientras que la otra le permite tomar medidas externas. Por lo general, se vende en pares o conjuntos con varias varillas utilizadas para medir.

Calibrador

El calibrador es un dispositivo que se utiliza para medir el espacio entre dos lados opuestos de un objeto. Se compone de una regla fija graduada, equipada con una cabeza que tiene una cara plana correspondiente a la posición de referencia 0, así como un deslizador, también provisto de una cabeza con una superficie plana, colocada en oposición con la cara de referencia.

En ciertos tipos de calibradores, también se agregan boquillas para medidas interiores. Si es necesario realizar mediciones de profundidad, estas pueden ser proporcionadas por un medidor que extienda el deslizador y se deslice en la parte posterior de la regla principal.

La lectura dimensional se puede realizar utilizando un vernier o incluso un dial de aguja en el caso de calibradores analógicos. Sin embargo, las versiones digitales del dispositivo están equipadas con una pantalla de cristal líquido, que facilita la lectura de los resultados.

Medidores de límite

Aunque los medidores de límite son instrumentos de medición como los micrómetros y los calibradores, también son indispensables en un taller mecánico.

Consisten en piezas cilíndricas con un diámetro extremadamente preciso, que permiten verificar las medidas requeridas para que la pieza mecanizada sea funcional. Son muy simples y rápidos de usar, además de que son muy útiles durante el proceso de producción.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*