Saltar al contenido

Compatibilidad genética: ¿cuándo hacer el test?

Cuando se habla de compatibilidad genética durante el procedimiento de ovodonación se hace referencia a un estudio crucial que tendrá sus beneficios a futuro. El análisis consiste básicamente en identificar posibles mutaciones genéticas que afecten en la posibilidad de tener un bebé sano.

El estudio de compatibilidad genética demuestra o confirma que no hay riesgo de que el futuro bebé padezca alguna enfermedad asociada a la mutación de genes. Gracias a este test, se estudian 1.900 genes involucrados en más de dos mil enfermedades. 

Además, el estudio de compatibilidad genética se realiza mucho antes de que el óvulo sea fertilizado y el embrión se transfiera al útero materno. A continuación, te decimos todo lo que debés saber sobre este análisis. 

¿Qué es y por qué se analiza la compatibilidad genética?

La similitud física entre padres e hijos tiene un impacto esencial en las familias. Y si a esto se le suma la preocupación por traer a un bebé saludable, se hace más importante evitar con anticipación posibles complicaciones de salud. 

La compatibilidad genética es muy importante cuando se está buscando un embarazo por medio de la donación de óvulos. En este se determina si la donante de óvulos y el aportante de semen no son portadores de la misma mutación genética que ponga en riesgo al futuro bebé. Si ambos tienen la misma mutación en un mismo gen, la probabilidad de tener un bebé enfermo es del 25%. 

Recordemos que la ovodonación consiste en fecundar el óvulo de una donante con el semen de la pareja de la receptora, o bien, de un donante. El embrión resultante es transferido al útero materno previamente preparado para la implantación. 

De ahí la importancia de realizar el test para evitar unir óvulos y espermatozoides de donantes con mutaciones genéticas en común. Es importante señalar que 8 de cada 10 personas son portadoras de al menos una mutación genética, aunque estas se encuentran en diferentes grados de complejidad. 

En otras palabras, el estudio de compatibilidad genética -o test de compatibilidad genética (TCG)-, es el método más efectivo que existe para evitar la transmisión de enfermedades hereditarias. 

¿Cómo se realiza el estudio de compatibilidad genética? 

Como ya se mencionó, en el test de compatibilidad genética (TCG) se analiza el genoma del óvulo y del espermatozoide con el objetivo de no transmitir una enfermedad genética-hereditaria al futuro bebé. Sin embargo, este no es el único aspecto importante durante la donación de óvulos.

Los bancos de óvulos en Argentina cuentan con servicios de última tecnología. Incluso,  uno de ellos ofrece un servicio llamado ‘Your Match’, con el que se pretende encontrar a la donante de óvulos más compatible con cada caso gracias a un análisis de parecido facial realizado por medio de algoritmos matemáticos. 

De este modo, ‘Your Match’ elige a la donante no sólo por sus características fenotípicas y genéticas, sino por la semejanza facial con los progenitores del bebé. Así tendrás la tranquilidad de que el procedimiento se realiza bajo estrictos estándares de sanidad y te asegura la compatibilidad en distintos aspectos.

Si te interesa conocer más sobre la compatibilidad genética y otros temas relacionados con la donación de óvulos, no dudés en consultar a los expertos en medicina reproductiva, ellos estarán dispuestos a responder una a una tus inquietudes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad