Saltar al contenido

¿Cómo utilizar las pinturas como aislantes térmicos?

pinturas aislantes termicos

Hoy en día, optimizar las estructuras y edificios para hacerlos energéticamente eficientes no solo es cuestión de cumplir con las normativas vigentes. También se trata de dar la protección adecuada contra las inclemencias del tiempo a los inmuebles, a ser más conscientes con el medio ambiente y a ahorrar en las facturas de la electricidad y el gas.

Para ello, los revestimientos de fachadas y las pinturas térmicas, unidos a otros materiales aislantes permiten cumplir con todos estos objetivos.

Las pinturas de reveton fachadas son ideales no solo para decoración y para hacer lucir cada estancia de la casa o los sitios de trabajo, agradables y estéticos. También sirven para el aislamiento térmico de las construcciones que se ha considerado durante mucho tiempo una tarea ardua.

En realidad, muchas localidades carecen de protección por este motivo. Las obras o reformas suelen ser bastante frecuentes y necesarias.

Aunque muchos propietarios lo consideran varias veces antes hacer una reforma en los edificios de esta magnitud y con altos costes, la situación ha cambiado gracias a la pintura térmica y, afortunadamente, las reformas han pasado a un segundo plano en muchos casos.

¿Por qué usar pinturas para el aislamiento térmico?

El adecuado aislamiento termico de viviendas y otro tipo de estructuras es un problema que cada vez más personas deciden resolver en sus vidas mediante el uso de pintura térmica, una solución eficiente.

En concreto, hay que destacar las pinturas Reventón, 100% eficientes y seguras para el medio ambiente.

Una de las numerosas ventajas de utilizar estas pinturas es claramente el hecho de que, como se ha indicado anteriormente, no es necesario realizar laboriosas y costosas obras. Pero hay otros beneficios que acompañan a esta característica:

  • Combate muy bien la humedad: este es uno de los mayores problemas en lugares con muchas precipitaciones es la humedad. El efecto anticondensación de la pintura térmica es particularmente fuerte.
  • Ayuda a evitar las bacterias y los hongos: que contribuyen al daño de las paredes, otras estructuras de la edificación y a múltiples problemas de salud para las personas.
  • Aumenta la eficiencia energética: la temperatura interior de las estructuras que se recubre con pinturas que hacen posible el aislamiento térmico se mantiene gracias a sus cualidades aislantes. Como resultado, el ahorro energético en calefacción y refrigeración puede alcanzar el 50%.
  • Mantiene el inmueble durante más de 10 años: durante este lapso no son necesarias las preocupaciones por los problemas de aislamiento usando la pintura térmica.

Gracias a la resistencia de su formulación, puede soportar temperaturas extremadamente altas. Tanto es así que incluso se mantiene a temperaturas superiores a los 100 grados, lo cual es impensable en cualquier lugar del planeta, pero pruebas en laboratorio lo confirman.

  • Altos niveles de transpirabilidad y resistencia al agua: a diferencia de las formas convencionales de aislamiento y de otras pinturas, las capas térmicas de Revolcón confieren a la superficie tratada un acabado 100% impermeable y transpirable.
  • Sirve de barrera para detener la propagación del fuego: es decir, es ignífuga. Mejora la seguridad, ya que está preparada para luchar contra el fuego e impedir que este se inicie y se propague.

La pintura térmica es sin duda una solución muy sugerente para aislar edificios de forma eficiente, cómoda y eficaz. Además, es beneficiosa para el medio ambiente porque está fabricada con ingredientes biodegradables y que no causan daño al planeta ni en su fabricación ni en su degradación una vez culminada su vida útil.

Otras soluciones de aislantes térmicos

Si no basta la pintura para aislar térmicamente un edificio, conviene consultar a un experto para ver las obras mayores o menores que se puedan ejecutar usando estos materiales para revestimiento:

  • Aislantes sintéticos: poliestireno expandido o EPS, poliestireno extruido o XPS, poliuretano, rollos reflexivos.
  • Lanas minerales: lana de roca, lana mineral o SW y lana de vidrio (GW).
  • Aislantes ecológicos: corcho, celulosa, lino, lana de oveja, fibra de algodón, fibra de coco y minerales como perlita, arlita y vermiculita.

Todos ellos se emplean en diversas partes de un inmueble como techos, entre las paredes y en los suelos, pero deben ser supervisados por expertos en cada caso.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad