¿Cómo saber si tus hijos son adictos a internet o al móvil?

adicion niños movil

Internet es una herramienta imprescindible para nuestro día a día porque permite conectarnos al mundo y hacer todo tipo de tareas. Sin embargo, un abuso de este canal de comunicación puede derivar en procesos adictivos, especialmente en los niños y adolescentes, que son nativos digitales.

Las nuevas generaciones, las nacidas tras los “millennials” no conocen el mundo sin la presencia de internet, de modo que es habitual que prácticamente cada tarea que hagan o sus modos de entretenimiento no se entiendan sin internet. Los adultos, principalmente los padres, tienen que estar atento al comportamiento de los jóvenes saber si realmente están desarrollando una adicción a internet y al consumo móvil.

Recalcamos lo de consumo móvil porque el smartphone es el principal dispositivos a través del cual los jóvenes se conectan a internet. En los últimos años este aparato se ha convertido en una extensión más de nuestro cuerpo y lo utilizamos prácticamente cada minuto.

Usar el smartphone sí, pero con cautela

Un abuso en la utilización de estos dispositivos puede llevar a procesos de adicción peligrosos que ya son tratados en muchas clínicas de desintoxicación. En el XXII Congreso de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia se afirmó que el uso intensivo de los dispositivos electrónicos, principalmente el smartphone, provoca que se activen nuevas zonas del cerebro en detrimento de otras relacionadas con la memoria o la capacidad de organización.

Además, los expertos insisten en que estos dispositivos hay que usarlos con moderación y con cautela, para evitar posibles ataques a la identidad, de ciberacoso o de grooming, y también para reducir las opciones de que se genere una adición.

Muchos pediatras, así como muchos centros escolares, ya están introduciendo protocolos en sus consultas y el curso escolar relativas al uso de las tecnologías, para intentar reducir estos procesos y detectar a tiempo los problemas.

Para ello, existen algunos síntomas que son evidentes de que se está produciendo el inicio de una adicción. Los señalamos a continuación.

¿Qué síntomas señalan que existe una adicción al móvil?

La addición a internet, y en concreto al móvil, tiene un nombre, nomofobia, y proviene del inglés “no mobile-phone phobia”. Hace referencia al miedo incontrolable a estar sin móvil y, por tanto, sin estar conectado. Algunas clínicas de desintoxicación ya incluyen tratamientos para tratar este problema porque los síntomas pueden ser similares a los del síndrome de abstinencia como el que provocan otras sustancias adictivas.

Los síntomas más comunes de que se sufre adicción son estar constantemente pendiente del teléfono móvil y comprobar que no se ha quedado en casa, abandonar cualquier actividad para volver a cogerlo y sentir irritabilidad, inseguridad, nerviosismo, ansiedad e incluso dolor de estómago y taquicardia si no se tiene el teléfono entre las manos. Además, cuando se tiene el smartphone, se consulta de manera incontrolable para ver si hay alguna notificación.

El smartphone y los dispositivos móviles, aunque están concebidos para facilitar las comunicaciones, también pueden conducir al aislamiento. El estudio Cigna 360 Wellbeing Survey indica que uno de cada tres españoles confiesa que un uso excesivo de estos aparatos repercute negativamente en su vida social.

Con los adolescentes y jóvenes se suma también la dificultad de que ellos son nativos digitales y no entienden su día a día sin smartphone. Muchos jóvenes están perdiendo capacidades de socialización fuera de las pantallas, lo que les puede llevar al aislamiento.

¿Cómo controlar el uso de estos dispositivos para reducir la adicción?

Los padres, y los adultos por extensión, deben controlar el acceso de los jóvenes a internet y moderar su consumo. Más allá de los controles parentales, especialmente en el uso de internet por parte de los niños de menor edad, es importante establecer reglas familiares y promover situaciones para que su entretenimiento y aprendizaje no dependa exclusivamente de estar conectados a internet.

Por otra parte, cada vez existen más tratamientos y estudios que ofrecen buenos hábitos de consumo para encontrar un equilibrio entre el uso de internet y la socialización fuera de esta red. Además, los adultos han de cumplir con las normas establecidas en casa, pues los jóvenes actúan como espejos de sus padres y los mayores, de modo que si los adultos no cumplen con esas normas, no están en la autoridad moral para pedir lo contrario a los pequeños.

La adicción a internet no es algo exclusivo de adolescentes y menores de edad, sino que también puede afectar a los adultos. Si se alcanza ese punto de dependencia absoluta es imprescindible buscar ayuda profesional y fomentar hábitos saludables encaminado a reducir problemas en el núcleo familiar.

Copyright ® 2016-2020 portaldeactualidad.com - Todos los derechos reservados.

¿Te gustó este post? Valóralo


Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies