¿Qué tipo de caldera es la más adecuada para tu hogar?

El invierno es una de las épocas del año, sin duda alguna, más frías. En el caso de que queramos evitar cualquier tipo de problema durante esta época relacionada con la temperatura y las diferentes enfermedades como sería el caso de los tan temidos resfriados, deberemos optar por los sistemas de calefacción.


Obviamente, tenemos que dejar claro que existen una gran variedad de opciones en el caso de que queramos hacer frente al frío de nuestra vivienda, sin embargo, en este caso hablaremos de las mejores calderas para el hogar.

Será ante todo importante tener claro que el mundo de las calderas es bastante amplio, hay una gran variedad de estilos, formas, tamaños e incluso funcionamientos, este será el principal motivo por el cual deberemos tener claro la caldera que mejor se adapte a nuestra situación y hogar.

Podremos repartir las calderas en diferentes clasificaciones según las diferentes características que estas nos ofrezcan.

Tipos de calderas según su combustible

En primer lugar, según su combustible podremos encontrar calderas de gas, gasóleo, biomasa y las cada vez más utilizadas y por las que la mayoría de las familias se decantan actualmente, las calderas eléctricas.

Calderas de gas

Las calderas de gas son las más extendidas en este mercado, podremos optar por gas natural o el tan conocido propano o butano. Su método de almacenamiento es mediante bombonas y tendremos que destacar que el propano tendrá un mayor rendimiento comparado con el gas natural.

Calderas de gasóleo

Respecto al gasóleo si que podríamos decir que es más contaminante que los vistos anteriormente, sin embargo será ideal para todas aquellas viviendas unifamiliares a las que no puede llegar al gas canalizado.

Calderas de biomasa

La biomasa, como su propio nombre indica es un tipo de caldera que se alimenta de combustibles sólidos como la madera o las cáscaras de almendras. Sin duda alguna es el combustible más natural de todos los que mencionaremos.

Calderas eléctricas

Por último, las calderas eléctricas, ante todo no contaminarán prácticamente nada y nos ofrecerá casi un 100% de rendimiento, utilizará la electricidad para calentar el agua proporcionándonos de esta forma la calefacción que tanto queremos.

Tipos de calderas según sus emisiones

Continuaríamos hablando de las calderas según las emisiones y su rendimiento energético, entre los cuales podríamos mencionar la estándar, de baja temperatura, de condensación y una de las menos conocidas, de bajo NOx.

Calderas estándar

La estándar será la que nos ofrecerá un menor rendimiento ya que a la hora de la combustión se producirán altas pérdidas.

Calderas de baja temperatura

Respecto a las calderas de baja temperatura nos evitará cualquier tipo de problema relacionado con los posibles daños por la condensación que se puedan producir, además, se ajustará de una mejor forma a la instalación en la que los hayamos instalado.

Calderas de condensación

La condensación utilizará el vapor de agua para aumentar de esta forma la temperatura del propio agua, su consumo será mucho menos que los mencionados anteriormente y mejorará su rendimiento.

Calderas de bajo NOx

Por último, las calderas de bajo NOx, dispondrán de un sistema de refrigeración que disminuirá la temperatura de la propia caldera para aumentar el tiempo de trabajo sin ningún problema, además de reducir el nivel de contaminación que produce.

Tipos de calderas según su combustión

Para finalizar, no podremos olvidar todas aquellas calderas según su cámara de combustión y evacuación de gases, entre las que destacaremos la caldera atmosférica, de tiro forzado, presurizados y la estanca, cada una de ellas con unas características más enfocadas el diseño de la caldera.

Calderas atmosféricas

La atmosférica dispondrá de una cámara abierta y la evacuación de gases que realizará mediante tiro natural.

Calderas de tiro forzado

Las calderas de tiro forzado también serán de cámara abierta y la evacuación de gases se hará mediante un ventilador que expulsará los diferentes gases de la cámara.

Calderas presurizadas

La presurizada será, al igual que los dos anteriores de cámara abierta y de nuevo, utilizará un ventilador para expulsar los gases de la cámara.

Calderas estancas

Por último, tendríamos la estanca, en este caso será una cámara cerrada y la expulsión de los gases podrá realizarse por cualquiera de los métodos vistos anteriormente.

Como podemos ver existen una gran variedad de calderas, más de las que seguro que nosotros imaginábamos, lo único que deberemos tener en cuenta son las características que cada una de ellas nos ofrece y nuestra situación para cada una de ellas.

¿Te gustó este post? Valóralo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*